fbpx
Virginidad: sí, con V de virgen

Virginidad: sí, con V de virgen

[Opinión]

28 Nov 2018 | Conversemos

Llega un momento en la vida en que categorizamos a las personas, en especial a las mujeres, en vírgenes y no vírgenes. Ese momento suele ser en la adolescencia. La virginidad te condiciona, porque parece que hay una edad en la que está correcto que seas virgen, pero otra en la que ya no está tan bueno que lo seas.

¿Qué es ser virgen?

Cuando hablamos de virginidad, hablamos de un cuerpo que aún no ha comenzado su actividad sexual o, mejor dicho, que aún no ha mantenido relaciones sexuales con otro cuerpo.

Casi siempre se habla de virginidad como algo que se pierde. Ese algo que se pierde es la supuesta pureza del cuerpo, que una vez desaparecida, no se recupera más: se pasa a ser impuro, sucio.

Pero ¿por qué hablamos de virginidad? ¿Qué es eso de ser puro? No hace falta ir muy lejos para comprenderlo, sino que basta con ir directamente al origen de la palabra.

El concepto de virginidad

Virginidad proviene de virgen, es la condición de ser virgen. La imagen religiosa de la virgen ha sido una representación de las cualidades que se nos han exigido a las mujeres a lo largo de la historia. Ha sido un modelo de como deberíamos y debemos ser: puras, castas, devotas. Así que cuando hablamos de virginidad no solo hablamos de la inexperiencia sexual (en el sentido de no haber experimentado el acto), sino que hablamos, implícitamente, de un estereotipo que nos ha sido impuesto desde hace miles de años y que, en forma silenciosa, se encuentra en muchas de nuestras creencias y acciones.

¿Cómo nos afecta la idea de la virginidad?

La virginidad no solo afecta a mujeres, sino también a hombres, aunque posiblemente no de la misma manera.
Ser o no ser virgen es algo que no debería preocuparnos. No es algo que debería determinar a las personas. No hay una edad, no hay un lugar, no hay una persona indicada. El sexo debería ser tan natural como lo es ser humano; deberíamos dejar de lado todas las idealizaciones, mitos y tabús que existen sobre la primera experiencia sexual. De hecho, el concepto debería ser ya obsoleto, por el simple hecho de ser un concepto patriarcal.

La virginidad sexual es una construcción social y un mecanismo de control sobre la sexualidad de la mujer, algo que no ha hecho más que generar vergüenza en las mujeres por ejercer su libertad sexual.

La educación sexual es necesaria para enseñarle a hombres y mujeres que la virginidad no existe, que no deberíamos sentir vergüenza por tener relaciones sexuales y que nadie pierde nada. Que no importa a qué edad, ni con quién, ni cuándo, ni dónde, ni de qué manera. Lo que sí importa es que sea (o haya sido) consensual, con quien quieras, donde quieras y cuando quieras. La sexualidad es natural, la virginidad no.

Colaboradora: Sol

Este artículo fue escrito por una colaboradora externa al equipo de Harta. ¡Sumate vos también! Acá podés encontrar un formulario para ponerte en contacto con nosotras para que publiquemos tus palabras

Ilustración: Clara

El silencio es cómplice; algunas palabras también

EditorialHarta regresó de un breve descanso del mundo virtual, pero no de su acción política. En los últimos días seguimos junto al Encuentro de...

Cómo revivir tu ropa negra (o mandar cualquier prenda al lado oscuro)

Como ya te contamos, el mundo vive una crisis ambiental en la que desechamos ochocientos millones de kilos por año solo en Europa. Por eso, te...

Hablemos de doxing

Todes tenemos un montón de información personal dispersa en el universo de Internet, nos demos cuenta o no. No toda esa información es privada, sino...

Sola me gusto

Larissa y Nazareth son amigas y socias. Son las cofundadoras de Sola me gusto, un proyecto que comenzó en Barcelona en el año 2017 y en el que...

¿Conocés #KuToo?

El movimiento japonés en contra del uso obligatorio de tacos en espacios laborales #KuToo nace del juego de las palabras japonesas kustu (zapatos) y...

Tips para sobrevivir a las fiestas, siendo la única feminista en mi familia

Los encuentros familiares en las fiestas no siempre son agradables, sobre todo si estás metida fuertemente en la militancia feminista y tu entorno...

¿Cómo sobrevivo a las fiestas si soy la única feminista en mi familia?

Cada vez que empieza diciembre, el calor nos sofoca, el tránsito se hace imposible, los ómnibus están siempre repletos... además, las pruebas,...

Ser mujer y migrante en el Uruguay

Este artículo es parte de una serie de entrevistas a mujeres migrantes, en el marco del día internacional del migrante, 18 de diciembre. ¿Qué...

Una depilación que nadie pidió

El Photoshop de los pelos de la cantante Rodra Y así, como quien no quiere la cosa, se nos vino arriba diciembre. Terminó el liceo, algunas estamos...

 

Share This