fbpx
La virginidad ¿existe?

La virginidad… ¿existe?

Esta no es una nota de educación sexual. Aquí no vas a leer “cosas para tener en cuenta antes de tener tu primera vez”, ni mucho menos. Esta nota es para decirte que tu primera vez importa muchísimo, y a la vez no importa nada. O, mejor dicho: importa tanto como vos quieras que importe.

Desde que somos chicas, una de las cosas a las que se le da más importancia es a nuestra virginidad. Nuestros padres nos explican que debemos “guardarnos” para alguien importante; los profesores de Biología nos hablan del cambio físico en el cuerpo de la mujer (la rotura del himen, que es el tejido que cubre, aunque no totalmente, la salida de la vagina); nuestras amigas comentan: “¡¡Fulana se acostó con Aquel!!”, como si fuera el evento más importante de la temporada.

Pero el problema con la virginidad es que no existe.

¿Qué es la virginidad?

La virginidad es un concepto puramente social, que tiene el propósito de controlar la sexualidad de la mujer. Impuesto por diferentes culturas y religiones, el concepto de virginidad tiene siglos de antigüedad y refiere a la “pureza e inocencia” de una mujer antes de haber sido tocada sexualmente por un hombre.

Acá van algunas de las formas más comunes de entender la pérdida de la virginidad, y una pequeña explicación de por qué son terribles.

  1. La virginidad se pierde al haber penetración pene-vagina. Esta definición, manejada por la gran mayoría de la gente, se basa en la normativa heterosexual. Es decir, en que toda persona sexualmente activa está con alguien del otro sexo, y esto simplemente no es así.
  2. La virginidad se pierde al romperse el himen. Hay mujeres que nacen sin himen, mujeres a las que se les rompe por golpes, incluso de niñas. Hay mujeres que tienen relaciones sexuales y el himen no se rompe. ¡El himen no lo es todo!
  3. La virginidad se pierde cuando hay orgasmos involucrados. Simple forma de refutar esto: según explicó la doctora Sherry Ross al diario británico The Independent, entre el 10% y 20% de las mujeres nunca llegan a un orgasmo. Pero no dudaríamos que están, de todas formas, manteniendo relaciones sexuales… ¿verdad?

Repito: la virginidad no existe.

Entonces, ¿qué importancia debemos darle?

Perder la virginidad no es un momento definitivo en nuestras vidas, no es la última meta antes de volvernos mujeres adultas. Lo que sí existe son las relaciones sexuales, y la primera vez que las tenemos.

El problema es el nivel al que “sexo” se ha definido como “sexo heterosexual”, y la medida en que toda posición o práctica que no sea la explícita penetración no se considera como una relación sexual, sino meramente algo previo que no tiene importancia. Pero todo eso importa: hay que darle el valor y el tiempo que merecen.

Esto no significa que tu primera vez no sea importante. Lo importante es que no dejes que otros te impongan cómo debés vivir este momento. Sabiendo estas cosas, pensá qué importancia querés darle y te prometo que, sea cual sea, va a estar bien.

Sofía 18 años y con la meta de cambiar el mundo. Mis días se resumen en cocinar, estudiar y tomar mate. Escritora aficionada y pseudo editora (en entrenamiento). Copada con escribir sobre género, sexualidad y todo aquello que me tenga harta.

Ilustradora: Lía

Cómo cuidar tu pelo este verano (en 5 simples pasos)

Se viene el verano e internet se llena de tips para cuidarte. Que dietas, que ropas, que protector solar… Mi intención no es sumar una lista de cosas que tenés que hacer, sino tirarte algunos consejos por si querés evitar que tu pelo se seque y se debilite. Empecemos ☀️

El verano y les gordes

Hace un tiempo, en Harta reflexionamos con una nota publicada en plena pandemia sobre el boom de “chistes” sobre el vínculo de la comida con el encierro, la ansiedad y la incertidumbre. Luego retomamos el tema con un artículo sobre el culto a la delgadez. Llegó el verano y me parece importante volver a este tema que nos atraviesa, desde la vivencia personal o cercana. Porque el momento de lucha contra la gordofobia es posible y necesario.

3 razones para decirle no a la pirotecnia sonora

Seguramente ya estés acostumbrada a recibir la Navidad y el Año Nuevo en medio del estruendo y las luces de la pirotecnia que llenan la ciudad a las 00:00. Pero esta tradición, que a muchos les parece divertida, para otras personas y para los animales domésticos significa una verdadera tortura. Hoy te traemos tres razones para decirle que no y algunos datos acerca de las decisiones que se están tomando en nuestro país para regular su uso.

The Breakfast Club: un clásico para hacernos reflexionar

The Virgin Suicides, en español Las vírgenes suicidas (1999), es el primer largometraje que dirigió Sofía Coppola y está basada en una novela del mismo título, escrita por Jeffrey Eugenides.

5 consejos para pasar las fiestas en tiempos de COVID

Llegan las fiestas en medio de un contexto de pandemia, y después de un año extraño y difícil. Con todo esto que pasa, es natural que se generen situaciones complicadas de enfrentar.

Harriet Tubman: la libertadora de esclavos

Seguimos contándote historias de mujeres que marcaron hitos en todo el mundo. Esta vez vamos a remontarnos a Estados Unidos para mirar la curiosa, valiente e increíble vida de Harriet Tubman, una abolicionista de la esclavitud y luchadora por el sufragio universal.

¿El método «Curly Girl» para pelo lacio? ¡Sí!

Ya habrás leído en notas anteriores todo lo que tiene que ver con el cuidado del pelo con rulos, pero capaz que te pasó lo mismo que a mí: te interesó la parte de dejar que tu pelo esté sano, pero no entendés cómo pega el famoso «Curly Girl Method» con tus mechas lacias. Hoy te cuento qué hago y cómo me sirvió a mí.

The Virgin Suicides: la crítica detrás del misterio

The Virgin Suicides, en español Las vírgenes suicidas (1999), es el primer largometraje que dirigió Sofía Coppola y está basada en una novela del mismo título, escrita por Jeffrey Eugenides.

Violentadas en cuarentena: porque la violencia de género sigue aún en pandemia

A raíz de la pandemia de COVID-19, en gran parte de los países del mundo se vivieron y viven aún hoy situaciones de cuarentena, confinamiento o distancia social. Muchas veces hablamos de que el 2020 fue un año de frenar, en el que nuestra vida se paralizó. Sin embargo, la violencia de género siguió caminando.

Share This