Socialización y género

Cambiar lo esperado para cambiar el mundo: socialización y el género

6 Jun 2018 | Conversemos

¿Alguna vez criticaste a una amiga por no arreglarse para salir o te burlaste de una chica que no se depilaba? ¿Escuchaste que le dijeran “machona” a una compañera a la que le gustara mucho el fútbol o que dijera muchas groserías?

Las cosas que pensamos sobre los demás según sean mujeres o varones, cómo esperamos que se comporten o incluso que luzcan, tienen que ver con cómo la sociedad nos ha enseñado que “deben ser” las cosas, pero nada hay de natural en ese proceso. Te contamos un poco más de qué va este asunto, que tiene que ver con la manera en que nos socializamos desde una perspectiva de género.

¿Qué es la socialización?

Desde que nacemos, las personas somos educadas de maneras muy distintas y esto hace que seamos diferentes, que nos comportemos de forma diversa ante una misma situación y que, por ejemplo, lo que nos hace sentir cómodas o incómodas se asocie también a nuestra historia de vida, nuestra familia y nuestro sistema de creencias. Si bien existen, entonces, distintas formas de ser y estar en el mundo, hay ciertas reglas y creencias que son comunes a quienes conviven en una misma comunidad, porque de otra forma no sería posible la vida en sociedad. El proceso por el que vamos conociendo e internalizando estas “normas de convivencia” se llama socialización.

¿Qué tiene que ver el género con la socialización?

Una de las cosas que se construyen durante el proceso de socialización es qué esperamos de las personas de acuerdo con su sexo. El sexo refiere a un conjunto de rasgos físicos que distinguen a las hembras y los machos de una especie. A partir de estas diferencias, las sociedades le asignan un conjunto de características socioculturales a las hembras y machos humanos, por los que se convierten en “mujeres” y “varones”.

Todas las personas hemos sido socializadas para esperar de una mujer determinadas actitudes y rasgos. Por ejemplo, que sea sensible, delicada, prolija; que le guste cuidar su apariencia física y la adapte al estereotipo de moda; que ayude en las tareas del hogar, entre otras cosas. Esto está naturalizado, es decir, no nos cuestionamos por qué esperamos eso de una mujer y lo asumimos como “lo esperable”, “lo deseable” o “lo correcto”. De esta forma, se pierde de vista que se trata de una construcción social que reproducimos en el día a día. Esta construcción sobre lo que es ser una mujer o un varón se denomina género.

¿Los mandatos de género pueden modificarse en el tiempo?

Muchas veces podés llegar a sentir presiones en tu casa, en el liceo, en el club o incluso por la calle si no actuás de acuerdo con lo que se espera de vos como “mujer”. A todas nos ha pasado en mayor o menor medida. Sin embargo, si conversás con tu mamá, una abuela o una profesora que te lleve unos años, vas a comprobar que antes esto pasaba mucho más y de forma más determinante. La sociedad va cambiando. No todo lo rápido que necesitaríamos, pero avanza, y en ese cambio todas tenemos que ver.

¿Cómo? Animándonos a cuestionar lo que hemos naturalizado como estereotipos de género, tomando conciencia de qué cosas decimos o hacemos cuando nos vinculamos con otras mujeres, identificando los mandatos sociales que nos encierran y nos impiden desarrollarnos de la forma en que nos gustaría. Porque la buena noticia es que las personas somos más procesos que cosas hechas e inmodificables. Somos seres que estamos siendo y podemos cambiar.

¿Qué puedo hacer yo para cambiar esta realidad?

Para cambiar lo que no nos gusta, o lo que creemos que no nos permite desarrollar todo nuestro potencial, tenemos que animarnos a compartir lo que sentimos con otras personas. En nuestro liceo, en nuestro barrio, en todos los espacios que compartimos, debemos detectar quiénes están pasando por procesos parecidos y agruparnos. Explorar en las redes sociales lo que otras mujeres cuentan sobre sus vivencias y qué grupos, asociaciones, movimientos se involucran con la temática. ¡Animate a participar en la forma que más te guste y se ajuste a tu estilo personal!

Natalia
Este artículo fue escrito por una colaboradora externa al equipo de Harta. ¡Sumate vos también! Acá podés encontrar un formulario para ponerte en contacto con nosotras para que publiquemos tus palabras
Ilustración: Lía

Cómo identificar una relación violenta

Todavía tiemblo al recordar el momento en que al fin lo comprendí: mi relación era violenta. Me habían dicho mil veces que el sexo de reconciliación...

Un Mundial en femenino

“El futuro del fútbol se conjuga en femenino”, dijo hace unos años Joseph Blatter, expresidente de la FIFA. En Uruguay, un país con tres millones de...

La lucha por la despenalización del aborto en Uruguay

En estas últimas semanas, en Argentina se dio el debate para legalizar el aborto bajo el lema "educación sexual para decidir, anticonceptivos para...

Harta recomendación: Pequeñas mentirosas

¿Ya conocés la serie Pequeñas mentirosas (Pretty Little Liars)? Según encuestas de Netflix, esta es una de las series más vistas, y no nos extraña....

Estereotipos de belleza y autoestima

[Opinión] Desde chiquitas nos enseñan qué tenemos que ser y hacer para ser lindas. Es más, nos enseñan que tenemos que ser lindas para que nos...

¿Princesa? ¿Yo?

¿Por qué nos enseñan a ser princesas de niñas? Eso me lo pregunté en el cumpleaños número siete de mi prima, cuando las vi a ella y a su amiga...

Dale, es un chiste, ¿no tenés sentido del humor vos?

[Opinión]Me mudé de la ciudad donde vivía cuando era chica y entré como “la nueva” en un colegio para cursar primero de escuela. No era tímida, pero...

Cambiar lo esperado para cambiar el mundo: socialización y el género

¿Alguna vez criticaste a una amiga por no arreglarse para salir o te burlaste de una chica que no se depilaba? ¿Escuchaste que le dijeran “machona”...

Tenemos que hablar: mujeres y deportes

Tenía diez años. Estaba con todos mis compañeros de clase en educación física, en la plaza de deportes del barrio de la escuela. Parado en el...
Share This