fbpx
La mejor alimentación para tu ciclo

La mejor alimentación para tu ciclo

19 Nov 2018 | Cuidate, Redactora: Rusa

Siempre que faltan dos o tres días para empezar a menstruar… ¡me ataca un hambre voraz! Puedo llegar a comer hasta cosas que no me gustan, porque lo importante es COMER. ¿A vos también te pasa?

Si es así, hoy te voy a contar un poco cuál es la mejor alimentación para tu ciclo: no solo para tu menstruación, sino para todas las etapas. Esta alimentación te permitirá estar sana y fuerte, aliviar los dolores o molestias que puedas sentir y ayudarte a manejar mejor los cambios hormonales.

Si bien muchas mujeres solo son conscientes de la menstruación, el resto de las etapas del ciclo también son importantes, ya que cualquier desregulación hormonal que podamos tener (ya sea por estrés o malos hábitos) puede llegar a enfermarnos. Por eso es vital cuidarnos siempre, especialmente en lo que comemos. Al fin y al cabo, una dieta variada y saludable te permite estar sana.

Fase 1: La menstruación

Esta fase empieza el primer día de sangrado, y es el primer día de tu ciclo. Depende mucho de cuánto dure tu menstruación, pero suele ser el período en el que tenemos más antojos de alimentos ricos en hierro y magnesio, como el chocolate y la carne roja.

Es momento de hidratarte bien: tomá mucha agua, al menos un litro y medio por día. Evitá los refrescos llenos de azúcar y todo lo que tenga cafeína (café, bebidas cola y algunos tés), ya que esto puede aumentar tu dolor. Si el té te encanta, te recomiendo el de hojas de frambuesa porque te va a ayudar a metabolizar el hierro que tanto precisás por la pérdida de sangre.

También podés comer alimentos ricos en hierro y magnesio; para no quedarte solo con el chocolate (sin leche, ¡por favor!) y la carne roja, te damos otras opciones: nueces, semillas, lentejas, paltas, bananas, pescados, huevos, verduras de hojas verdes. También es importante la vitamina C para mejorar la absorción del hierro, que podés encontrarla en los cítricos y en el perejil.

Fase 2: Folicular

Esta fase empieza el día que se termina el sangrado. Empiezan a subir los niveles de testosterona y estrógenos, dos hormonas importantes de tu ciclo. Tenés que alimentarte bien para que tu útero sane y el óvulo crezca sano y fuerte (aunque no lo vayas a usar).

Consumí muchas grasas buenas y proteínas: lentejas, salmón, huevos, frutos secos, paltas y semillas; así como alimentos ricos en estrógenos naturales, como las aceitunas, el apio, el brócoli y las ciruelas. Seguí tomando bastante agua y evitá los carbohidratos simples, que van a generar en tu cuerpo picos de azúcar. ¡Pero no elimines los carbohidratos! Consumí carbohidratos complejos como papa, arroz, pan integral, avena, granola.

Fase 3: Ovulatoria

Estamos en la mitad de tu ciclo (por ejemplo, si tu ciclo dura 28 días, es el día 14). Dura una semana, en la que el óvulo es liberado por el ovario y va por la trompa hasta llegar al útero. Empiezan a bajar los niveles de estrógenos y a subir los de progesterona para preparar al endometrio para la implantación de un embrión.

Entrale duro y parejo al pescado, las verduras, la quinoa, las legumbres, las papas y las nueces. Evitá las comidas muy pesadas y las cosas crudas, ya que necesitás mantener tu temperatura corporal.

Si querés, podés probar la raíz de maca para balancear las hormonas si tenés ciclos irregulares o muy dolorosos. La venden en polvo en cualquier tienda naturista y podés mezclarla en casi todo: una cucharada al día en la leche, un licuado, con la fruta o con las ensaladas.

Fase 4: Lútea

Es la fase final, que termina el primer día de sangrado del siguiente ciclo. Puede ser la fase en la que te sientas con menos energía, más triste o irritable. Esto se debe a que los niveles de estrógeno están cayendo en picada y a que también tu cerebro está produciendo menos serotonina (hormona de la felicidad).

Es momento de comer proteínas y grasas saludables: salmón, palta, jengibre, verduras de hojas verdes, nuces, almendras y, como siempre, mucha agua. No tomes cafeína ni alcohol porque van a empeorar el SPM. Y si te hinchás mucho, aprovechá el té de diente de león y disminuí el consumo de sal (tené en cuenta que muchos alimentos envasados tienen mucho sodio encubierto).

Para calmar tu humor, consumí alimentos ricos en triptófano, como los lácteos y el cacao.

Puede que tengas más antojos: es importante que sepas que podés darte algunos, pero que tampoco es necesario que comas TODO lo que tenés ganas y después termines sintiéndote mal o perjudicando tu salud. ¡Cuidate! Una buena alimentación es la base para que tu ciclo se desarrolle con normalidad y no te genere problemas.

Para realizar este artículo se utilizaron las siguientes fuentes:

Rusa Amo las papas fritas. Machista en reconstrucción hacia un feminismo que nos libere. Una vieja de alma en un cuerpo relativamente joven. Escribo, corrijo, edito, leo, duermo

Ilustración: vale_inthesky

¿Por qué el aceite de coco no es tan genial como parece?

De un momento a otro, el aceite de coco se convirtió en ese producto salvador que nos iba a cambiar la vida: bueno para el pelo, para la cara, para comer… Sin embargo, el aceite de coco no es tan genial como parece: hay algunas cositas que estaría bueno que tuvieras en cuenta a la hora de utilizarlo para aprovecharlo en aquello que sí sirve.

Razones por las que no te podés perder Euphoria

Euphoria se ha transformado en una de las series más vistas y polémicas de los últimos meses y es que, además de su excelente reparto, nos entrega un guion crudo que representa gran parte de los conflictos que deben enfrentar a diario los adolescentes.

Todo lo que hay que saber sobre la explotación sexual

Un caso conocido como Operación Océano aparece en los medios de comunicación desde hace unas semanas. Unos cuantos hombres fueron formalizados por explotación sexual de adolescentes.

No tan normal: cuando el aislamiento terminó

Con mis amigas, a las pocas semanas de conocer los primeros brotes de virus en el país, hastiadas del encierro y extrañando nuestros encuentros de miércoles, pensábamos que el encuentro sería una fiesta. Imaginábamos hordas de personas abrazadas para brindar, festejando con todas y todos, en la calle, siempre en la calle.

“El amor que mata”: el femicidio de una poeta.

Delmira Agustini escribió, en uno de sus poemas más reconocidos: “Si la vida es amor, ¡bendita sea!/¡Quiero más vida para amar!”[1]. Esto provocó a la sociedad y a la crítica literaria de su época, y marcó su actitud rebelde y transgresora en una sociedad patriarcal que la obligó a ser una señorita y a la que enfrentó a través del arte y su poesía.

¿Qué es el androcentrismo?

Cuando leés un texto firmado como “Anónimo”, ¿te imaginás que lo escribió un varón o una mujer? Si te hablan de alguien que tiene fama o prestigio, pero solo te mencionan su apellido, ¿asumís que te están hablando de un varón? ¿Alguna vez te cuestionaste por qué?

8 mitos del amor romántico [tan habituales como peligrosos]

Todes tenemos nuestra propia idea o concepto de lo que es el amor, basada en nuestras experiencias personales, nuestra cultura o nuestras costumbres.

Stonewall: ¿qué es y por qué importa?

Stonewall Inn - yosoynuts CC BY 2.0 Este 28 de junio se cumplen 51 años de los disturbios en Stonewall, acontecimiento que cambió la forma luchar...

5 tips para el cuidado del acné

Tener granitos o acné (¡ojo!, no son lo mismo) es algo bastante común en la adolescencia. Eso no implica que no te preocupen, que te generen incomodidad o que quieras que se vayan.

Share This