fbpx

¿Te animás a elegir la cosmética libre de crueldad animal?

¡Me encanta el maquillaje! ¿Y a vos? Si sos de las mías, seguro que cuando ves labiales de colores te volvés loca y arrasás con todo. Bueno, tengo una noticia para vos: muchos de los cosméticos que usás están testeados en animales.

¿Eso qué significa? Muchos productos de nuestra vida cotidiana (cosméticos en general, medicamentos y demás productos químicos que usamos) son probados previamente en animales. Se experimenta con ratones, conejos y otros animales para saber las reacciones adversas que generan los productos antes de, efectivamente, ser usados en humanos. Y eso conlleva que los animales sufren porque se lastiman y enferman, y muchos de ellos mueren.

¿Qué es la cosmética libre de crueldad animal?

Hoy en día tenemos mucha más consciencia sobre esta violación de sus derechos, por lo que hay muchísimas marcas de cosmética que se promocionan como “libres de crueldad animal” (en los envases pueden estar indicados como cruelty-free). Eso significa, básicamente, que no hacen sus pruebas en animales. Hoy te cuento un poquito más sobre este tipo de productos y cómo encontrarlos. En el caso de los cosméticos, son todos esos shampoo, cremas o bases de maquillaje que no se prueban en animales antes de ponerse a la venta.

¿Cuáles son las pruebas que se pueden hacer en los animales y por qué es importante no elegir marcas que las hagan?

Básicamente, conejos, ratas y ratones (que son los animales que suelen utilizarse, aunque en ocasiones también se usan perros y gatos) comen, inhalan o les aplican en la piel sustancias que deben ser probadas para descartar que sean tóxicas o generen reacciones negativas.

En el caso de los cosméticos en general, se prueba si esos ingredientes que tendrá, por ejemplo, una crema hidratante generan reacciones alérgicas en la piel, por lo que se colocan todos los días en el animal durante largos períodos. Y, efectivamente, muchas veces generan efectos adversos, como lesiones en la piel. Otra prueba bastante común es obligar a los animales a ingerir un ingrediente determinado por un tiempo para saber si dicho ingrediente es cancerígeno. Y también, muchas veces, lo es.

¿Es realmente necesario testear en animales?

En 1938 la Federal Food Drug and Cosmetic Act de Estados Unidos hacía obligatorio el testeo en animales luego de que un medicamento (el Elixir Sulfanoamide) matara a más de cien personas.

De eso ya pasó muchísimo tiempo, pero la seguridad se sigue usando como el mayor argumento para testear en animales. Como los avances en el campo de la farmacología y la cosmética siguen existiendo y se prueban muchísimos productos nuevos para traer “innovación”, el testeo parece seguir siendo necesario por un tema de seguridad.

Sin embargo, hay muchos argumentos que desmontan esta necesidad de testear en animales, y son los siguientes:

  • Ya existen más de siete mil ingredientes usados en cosmética que fueron testeados y está comprobado que son seguros y efectivos. Es un número enorme y más que suficiente, ¿verdad?
  • Se puede abogar por elegir productos orgánicos para hacer los cosméticos. Es muy difícil que lo que nos da la naturaleza nos genere reacciones adversas, mientras que todos aquellos químicos generados en laboratorios necesitan un testeo. La cosmética natural existe y tiene muchísimos productos para ofrecerte, pero está claro que no es la norma en la industria (https://theamaranta.com/style/la-movida-cruelty-free-en-cosmeticos)
  • Se pueden elegir nuevos métodos de testeo: un buen ejemplo es el uso de los llamados órganos en chips, que son células humanas cultivadas en laboratorios y “entrenadas” para crecer tridimensionalmente y donde se puede probar la reacción de un químico. También hay modelos computarizados de varios órganos que utilizan datos de todos los químicos ya testeados en animales y forman patrones de esa información para analizar posibles reacciones en los humanos.

¿Qué diferencia hay entre un cosmético cruelty-free y uno vegano?

Los cosméticos libres de crueldad animal suelen distinguirse por la simpática imagen de un conejito en sus envases. Como ya dijimos, son aquellos que no se testean en animales, pero pueden tener ingredientes de origen animal.

Logos oficiales y certificados. Fuente: Ethical Elephant.

Sin embargo, los cosméticos veganos son aquellos que no tienen ningún tipo de ingrediente que provenga de animales.

¿Cómo puedo identificar un producto cruelty-free?

Hay varias cosas que podés tener en cuenta para saber si un producto es libre de crueldad animal:

  • Como ya te dijimos, la imagen del conejito en el envase es un buen indicador.
  • La procedencia del producto también lo es: la Unión Europea, India, Israel y Noruega prohíben el testeo en animales.
  • Podés usar como fuente a organizaciones contra la crueldad animales como PETA o Leaping Bunny.

Si querés elegir cosmética cruelty-free, estás ayudando a que haya un poquito menos de crueldad en el mundo. ¡Te animo a hacerlo!

Rusa

Amo las papas fritas. Machista en reconstrucción hacia un feminismo que nos libere. Una vieja de alma en un cuerpo relativamente joven. Escribo, corrijo, edito, leo, duermo

Ilustración: Lía

Cómo cuidar tu pelo este verano (en 5 simples pasos)

Se viene el verano e internet se llena de tips para cuidarte. Que dietas, que ropas, que protector solar… Mi intención no es sumar una lista de cosas que tenés que hacer, sino tirarte algunos consejos por si querés evitar que tu pelo se seque y se debilite. Empecemos ☀️

El verano y les gordes

Hace un tiempo, en Harta reflexionamos con una nota publicada en plena pandemia sobre el boom de “chistes” sobre el vínculo de la comida con el encierro, la ansiedad y la incertidumbre. Luego retomamos el tema con un artículo sobre el culto a la delgadez. Llegó el verano y me parece importante volver a este tema que nos atraviesa, desde la vivencia personal o cercana. Porque el momento de lucha contra la gordofobia es posible y necesario.

3 razones para decirle no a la pirotecnia sonora

Seguramente ya estés acostumbrada a recibir la Navidad y el Año Nuevo en medio del estruendo y las luces de la pirotecnia que llenan la ciudad a las 00:00. Pero esta tradición, que a muchos les parece divertida, para otras personas y para los animales domésticos significa una verdadera tortura. Hoy te traemos tres razones para decirle que no y algunos datos acerca de las decisiones que se están tomando en nuestro país para regular su uso.

The Breakfast Club: un clásico para hacernos reflexionar

The Virgin Suicides, en español Las vírgenes suicidas (1999), es el primer largometraje que dirigió Sofía Coppola y está basada en una novela del mismo título, escrita por Jeffrey Eugenides.

5 consejos para pasar las fiestas en tiempos de COVID

Llegan las fiestas en medio de un contexto de pandemia, y después de un año extraño y difícil. Con todo esto que pasa, es natural que se generen situaciones complicadas de enfrentar.

Harriet Tubman: la libertadora de esclavos

Seguimos contándote historias de mujeres que marcaron hitos en todo el mundo. Esta vez vamos a remontarnos a Estados Unidos para mirar la curiosa, valiente e increíble vida de Harriet Tubman, una abolicionista de la esclavitud y luchadora por el sufragio universal.

¿El método «Curly Girl» para pelo lacio? ¡Sí!

Ya habrás leído en notas anteriores todo lo que tiene que ver con el cuidado del pelo con rulos, pero capaz que te pasó lo mismo que a mí: te interesó la parte de dejar que tu pelo esté sano, pero no entendés cómo pega el famoso «Curly Girl Method» con tus mechas lacias. Hoy te cuento qué hago y cómo me sirvió a mí.

The Virgin Suicides: la crítica detrás del misterio

The Virgin Suicides, en español Las vírgenes suicidas (1999), es el primer largometraje que dirigió Sofía Coppola y está basada en una novela del mismo título, escrita por Jeffrey Eugenides.

Violentadas en cuarentena: porque la violencia de género sigue aún en pandemia

A raíz de la pandemia de COVID-19, en gran parte de los países del mundo se vivieron y viven aún hoy situaciones de cuarentena, confinamiento o distancia social. Muchas veces hablamos de que el 2020 fue un año de frenar, en el que nuestra vida se paralizó. Sin embargo, la violencia de género siguió caminando.

Share This