fbpx
Fotografía de yogur natural

Hacé tu propio yogur natural

¿Te gusta el yogur con frutas o granola? ¿O preparar licuados frutales con yogur? ¡Hacer tu propio yogur es muy fácil!

¿Qué lleva?

  • 1 litro de leche (común o descremada)
  • ½ vaso de yogur integral natural

¿Qué preciso?

  • Un recipiente de vidrio grande con tapa
  • Un recipiente pequeño de loza, vidrio o plástico
  • Cocina con hornalla
  • Un repasador
  • Una frazada, manta o toalla gruesa

¿Cómo se hace?

En una olla poné a calentar la leche y estate atenta: tiene que calentarse bastante pero no romper hervor. Cuando veas que en todo el borde se forman pequeñas burbujitas, sacala del fuego.

En el recipiente pequeño, colocá el yogur y agregale un vaso de la leche caliente, revolvé hasta que el yogur y la leche se integren. Esa mezcla volcala en la olla donde está el resto de la leche caliente y revolvé todo hasta que se integre bien.

Colocá el contenido de la olla en el recipiente de vidrio y no lo tapes: poné un repasador en la boca del frasco y con una manta, frazada pequeña o toalla gruesa envolvelo muy bien. La idea es que conserve el calor lo más posible y que vaya enfriándose muy lentamente.

Podés guardar el recipiente envuelto en algún lugar cerrado y pequeño: el horno (apagado y vacío), un microondas, una conservadora. Dejalo reposar al menos seis horas y cuando pase ese tiempo vas a ver que ya se formó el yogur. Llevalo a la heladera para que logre más firmeza y consistencia.

Variantes

El yogur es muy versátil y podés usarlo para preparar aliños de ensalada, para cocinar cosas dulces o para consumirlo directamente. Si optás por esta última opción, recordá endulzarlo (con azúcar o edulcorante, una vez que esté pronto).

Tips

El yogur que preparaste también te sirve para repetir la receta a futuro, solo tenés que estar atenta a reservar ½ vaso para volver a repetir la receta cada vez que se te esté por terminar.

Dato irrelevante (o no)

Esta receta me la pasó mi mamá, que la prepara en el microondas. Si preferís esta forma de cocinar, calentá la leche de a un minuto y andá controlando que llegue a estar caliente, pero sin hervir (y llevá la cuenta de los minutos que te lleva hacerlo en tu micro, ya que depende de la potencia). El resto del procedimiento es igual.

Ine Me gusta todo lo que tenga que ver con las letras: leo, escribo, corrijo, vivo entre papeles y pantallas. No puedo vivir sin descubrir música nueva.

En este artículo:

recetas

Share This