fbpx
¡No soy solo un útero!

¡No soy solo un útero!

10 Ago 2018 | Conversemos, Redactora: Cin

Una de las cosas más chocantes en nuestra sociedad es que todavía se equipare ser mujer con ser mamá. Desde que somos chiquitas se nos incentiva a cumplir con ese rol y se nos inculca la idea de que para ser mujeres, o «buenas mujeres», tenemos que ser mamás.

La imagen de mujer está fuertemente asociada a la imagen de madre, lo que no sucede en el caso de los hombres y la paternidad. Y dan ganas de gritar fuerte: ¡no soy solo un útero!

Puede ser que aún seas chica, todavía estés en proceso de educación y formando tu futuro, pero ya tengas dudas o sientas presión por ser madre en un futuro. ¿Ya te han preguntado si querés ser mamá? ¡Seguí leyendo!

¿Está mal querer ser madre?

Está perfecto ser mamás… si lo elegimos. Igual de perfecto está no ser mamás porque no queremos, no ser mamás porque no podemos, ser mamás a través de la adopción o directamente no saber si nuestro plan de vida incluirá hijos. Tenemos la libertad de elegir y eso es lo más importante: la decisión que tomemos no nos hace ni más ni menos mujeres, ni mejores ni peores personas.

Lo que pasa en general es que ni siquiera somos conscientes de que la decisión es nuestra. Se asumió por defecto toda nuestra vida que seremos madres, así que lo tenemos incorporado. Si ya sabemos que no queremos tener hijos, nos dicen que cambiaremos de opinión, que somos demasiado jóvenes, que ya vamos a querer… Bueno, eso puede pasar con cualquier cosa, ¡pero no hace menos válida nuestra opinión actual!

Si toda esa presión es difícil para las que no quieren tener hijos, ¡imaginate lo que es para las que quieren y no pueden!

Como respuesta a una sociedad que tiende a ver a la mujer como equivalente a un útero fértil, surgieron varios movimientos childfree («libres de hijos») que reivindican el derecho a decidir no tener hijos (tanto para mujeres como para hombres, claro) y a que el mundo deje de presionarnos para eso. Se enfocan en la libertad de decisión y acción, y en mostrar que no hay que reproducirse para tener una vida plena, para ser mejor persona o para ayudar a cambiar el mundo. Las motivaciones de cada uno son infinitas, pero la base que los convoca es que reproducirse no es una obligación, sino una elección, y que siendo childfree se puede ser tanto o más pleno (según la posición de cada uno) que teniendo hijos.

Entonces, ¿qué tengo que tener en cuenta?

Pasando raya: es fundamental saber que tenemos la libertad para decidir por nosotras mismas, sin tener que cargar con el peso de la presión social. Si a algunos no les gusta nuestra decisión, ¡es problema de ellos, no nuestro! También hay que entender que no tenemos por qué tener definida ahora cuál es nuestra posición sobre la maternidad. Es totalmente válido decir “no sé si quiero”. No hay que tener nada decidido ni tenemos por qué explicarle a nadie: hay mucho tiempo para pensar, ver, escuchar y prestar atención, hasta llegar a la conclusión que sea más adecuada para cada una de nosotras.

Y si ya sabemos que no queremos tener hijos, más allá de que podamos cambiar de opinión más adelante (¡o no!), es bueno saber que lo que sentimos hoy no es menos válido solo porque en un futuro podamos pensar otra cosa. ¡No somos solo un útero! Nuestra vida es válida, completa y hermosa independientemente de lo que decidamos con relación a la maternidad.

Si querés leer algo más sobre estos temas, acá te pasamos algunos links para empezar:

Cin Bichito luchando contra el mundo since 1984. Tengo tantas cosas que quiero leer, escribir, aprender y probar, tanta música para escuchar, tantos lugares para conocer y tantos gatitos para acariciar que no me va a dar la vida, pero moriré intentando.

Ilustración: Romina Mosquera

Este artículo fue ilustrado por una colaboradora externa al equipo de Harta. ¡Sumate vos también! Acá podés encontrar un formulario para ponerte en contacto con nosotras.

El silencio es cómplice; algunas palabras también

EditorialHarta regresó de un breve descanso del mundo virtual, pero no de su acción política. En los últimos días seguimos junto al Encuentro de...

Cómo revivir tu ropa negra (o mandar cualquier prenda al lado oscuro)

Como ya te contamos, el mundo vive una crisis ambiental en la que desechamos ochocientos millones de kilos por año solo en Europa. Por eso, te...

Hablemos de doxing

Todes tenemos un montón de información personal dispersa en el universo de Internet, nos demos cuenta o no. No toda esa información es privada, sino...

Sola me gusto

Larissa y Nazareth son amigas y socias. Son las cofundadoras de Sola me gusto, un proyecto que comenzó en Barcelona en el año 2017 y en el que...

¿Conocés #KuToo?

El movimiento japonés en contra del uso obligatorio de tacos en espacios laborales #KuToo nace del juego de las palabras japonesas kustu (zapatos) y...

Tips para sobrevivir a las fiestas, siendo la única feminista en mi familia

Los encuentros familiares en las fiestas no siempre son agradables, sobre todo si estás metida fuertemente en la militancia feminista y tu entorno...

¿Cómo sobrevivo a las fiestas si soy la única feminista en mi familia?

Cada vez que empieza diciembre, el calor nos sofoca, el tránsito se hace imposible, los ómnibus están siempre repletos... además, las pruebas,...

Ser mujer y migrante en el Uruguay

Este artículo es parte de una serie de entrevistas a mujeres migrantes, en el marco del día internacional del migrante, 18 de diciembre. ¿Qué...

Una depilación que nadie pidió

El Photoshop de los pelos de la cantante Rodra Y así, como quien no quiere la cosa, se nos vino arriba diciembre. Terminó el liceo, algunas estamos...
Share This