fbpx
¡No soy solo un útero!

¡No soy solo un útero!

10 Ago 2018 | Conversemos, Redactora: Cin

Una de las cosas más chocantes en nuestra sociedad es que todavía se equipare ser mujer con ser mamá. Desde que somos chiquitas se nos incentiva a cumplir con ese rol y se nos inculca la idea de que para ser mujeres, o «buenas mujeres», tenemos que ser mamás.

La imagen de mujer está fuertemente asociada a la imagen de madre, lo que no sucede en el caso de los hombres y la paternidad. Y dan ganas de gritar fuerte: ¡no soy solo un útero!

Puede ser que aún seas chica, todavía estés en proceso de educación y formando tu futuro, pero ya tengas dudas o sientas presión por ser madre en un futuro. ¿Ya te han preguntado si querés ser mamá? ¡Seguí leyendo!

¿Está mal querer ser madre?

Está perfecto ser mamás… si lo elegimos. Igual de perfecto está no ser mamás porque no queremos, no ser mamás porque no podemos, ser mamás a través de la adopción o directamente no saber si nuestro plan de vida incluirá hijos. Tenemos la libertad de elegir y eso es lo más importante: la decisión que tomemos no nos hace ni más ni menos mujeres, ni mejores ni peores personas.

Lo que pasa en general es que ni siquiera somos conscientes de que la decisión es nuestra. Se asumió por defecto toda nuestra vida que seremos madres, así que lo tenemos incorporado. Si ya sabemos que no queremos tener hijos, nos dicen que cambiaremos de opinión, que somos demasiado jóvenes, que ya vamos a querer… Bueno, eso puede pasar con cualquier cosa, ¡pero no hace menos válida nuestra opinión actual!

Si toda esa presión es difícil para las que no quieren tener hijos, ¡imaginate lo que es para las que quieren y no pueden!

Como respuesta a una sociedad que tiende a ver a la mujer como equivalente a un útero fértil, surgieron varios movimientos childfree («libres de hijos») que reivindican el derecho a decidir no tener hijos (tanto para mujeres como para hombres, claro) y a que el mundo deje de presionarnos para eso. Se enfocan en la libertad de decisión y acción, y en mostrar que no hay que reproducirse para tener una vida plena, para ser mejor persona o para ayudar a cambiar el mundo. Las motivaciones de cada uno son infinitas, pero la base que los convoca es que reproducirse no es una obligación, sino una elección, y que siendo childfree se puede ser tanto o más pleno (según la posición de cada uno) que teniendo hijos.

Entonces, ¿qué tengo que tener en cuenta?

Pasando raya: es fundamental saber que tenemos la libertad para decidir por nosotras mismas, sin tener que cargar con el peso de la presión social. Si a algunos no les gusta nuestra decisión, ¡es problema de ellos, no nuestro! También hay que entender que no tenemos por qué tener definida ahora cuál es nuestra posición sobre la maternidad. Es totalmente válido decir “no sé si quiero”. No hay que tener nada decidido ni tenemos por qué explicarle a nadie: hay mucho tiempo para pensar, ver, escuchar y prestar atención, hasta llegar a la conclusión que sea más adecuada para cada una de nosotras.

Y si ya sabemos que no queremos tener hijos, más allá de que podamos cambiar de opinión más adelante (¡o no!), es bueno saber que lo que sentimos hoy no es menos válido solo porque en un futuro podamos pensar otra cosa. ¡No somos solo un útero! Nuestra vida es válida, completa y hermosa independientemente de lo que decidamos con relación a la maternidad.

Si querés leer algo más sobre estos temas, acá te pasamos algunos links para empezar:

Cin Bichito luchando contra el mundo since 1984. Tengo tantas cosas que quiero leer, escribir, aprender y probar, tanta música para escuchar, tantos lugares para conocer y tantos gatitos para acariciar que no me va a dar la vida, pero moriré intentando.

Ilustración: Romina Mosquera

Este artículo fue ilustrado por una colaboradora externa al equipo de Harta. ¡Sumate vos también! Acá podés encontrar un formulario para ponerte en contacto con nosotras.

No tan normal: cuando el aislamiento terminó

Con mis amigas, a las pocas semanas de conocer los primeros brotes de virus en el país, hastiadas del encierro y extrañando nuestros encuentros de miércoles, pensábamos que el encuentro sería una fiesta. Imaginábamos hordas de personas abrazadas para brindar, festejando con todas y todos, en la calle, siempre en la calle.

“El amor que mata”: el femicidio de una poeta.

Delmira Agustini escribió, en uno de sus poemas más reconocidos: “Si la vida es amor, ¡bendita sea!/¡Quiero más vida para amar!”[1]. Esto provocó a la sociedad y a la crítica literaria de su época, y marcó su actitud rebelde y transgresora en una sociedad patriarcal que la obligó a ser una señorita y a la que enfrentó a través del arte y su poesía.

¿Qué es el androcentrismo?

Cuando leés un texto firmado como “Anónimo”, ¿te imaginás que lo escribió un varón o una mujer? Si te hablan de alguien que tiene fama o prestigio, pero solo te mencionan su apellido, ¿asumís que te están hablando de un varón? ¿Alguna vez te cuestionaste por qué?

8 mitos del amor romántico [tan habituales como peligrosos]

Todes tenemos nuestra propia idea o concepto de lo que es el amor, basada en nuestras experiencias personales, nuestra cultura o nuestras costumbres.

Stonewall: ¿qué es y por qué importa?

Stonewall Inn - yosoynuts CC BY 2.0 Este 28 de junio se cumplen 51 años de los disturbios en Stonewall, acontecimiento que cambió la forma luchar...

5 tips para el cuidado del acné

Tener granitos o acné (¡ojo!, no son lo mismo) es algo bastante común en la adolescencia. Eso no implica que no te preocupen, que te generen incomodidad o que quieras que se vayan.

4 razones por las que me hice fan de las fans del k-pop

Sí, leíste bien. No es que me puse a escuchar bandas de k-pop y me enloquecí con su música, letras o bandas: ¡me hice fan de sus fans! Acá te cuento...

Cinco razones para mirar la serie “Yo nunca”

La serie Yo nunca (Never Have I Ever) que Netflix estrenó este año retrata la complicada vida de Devi Vishwakumar, una adolescente hindú-americana, los problemas de sus amigos y las experiencias típicas de esa etapa de la vida. En esta nota te cuento seis razones por las que vale la pena mirarla.

Qué es el Curly Girl Method y por qué es lo mejor para tus rulos

Hace unos días te conté cómo empecé a cuidarme el pelo, así como los fundamentos básicos del Curly Girl Method (CGM), lo ideal si querés ayudar a tus rulos a lograr su verdadera forma.

Share This