fbpx
Princesa

¿Princesa? ¿Yo?

8 Jun 2018 | Conversemos

¿Por qué nos enseñan a ser princesas de niñas? Eso me lo pregunté en el cumpleaños número siete de mi prima, cuando las vi a ella y a su amiga disfrazadas con vestidos de princesa y brillantes coronas de plástico que lucían con total elegancia.

¿Por qué nos enseñan a ser princesas?

Desde siempre nos dijeron que tenemos que ser como ellas, nos enseñaron a comportarnos como ellas, a vestirnos con los colores “femeninos”, como los que usan las princesas. Tal parece que eso es lo “adecuado”, es lo que está bien visto, porque nos hace más niñas (y con niñas me refiero a más femeninas, algo que nos imponen incluso siendo muy pequeñas).

Pero… ¿tenemos que comportarnos como princesas?

Yo creo que no. Esta sociedad nos enseñó a ser princesas desde chicas, sin tener en cuenta que los colores no definen los sexos, que cada una tiene una personalidad diferente y que comportarnos “como una princesa” tal vez es algo que no a todas nos guste.

Además, todas somos bellas, por dentro y por fuera, sin más. Los estereotipos de belleza impusieron que estar maquillada y bien vestida es imprescindible, pero no se dieron cuenta de que somos lo que hacemos, no lo que aparentamos ser.

Al fin y al cabo, ese estereotipo de princesa nos marca de muchas formas por el resto de nuestras vidas. Y la realidad es que a la mayoría de nosotras no nos interesa ser princesas, porque, en definitiva, ¿quién quiere ser como le imponen y no tener su propia personalidad? ¿Quién quiere tener la obligación de estar siempre bien vestida y maquillada, ser una persona callada y sin opinión? Estoy segura de que ninguna quiere ser de esas princesas.

Y, de última, si realmente querés ser una princesa, podés serlo con tus propias reglas y no como te lo impone la sociedad en la que vivimos. No precisamos un manual para ser mujeres.

Tirá ese vestido y esa corona y aprendé a ser vos misma, a ser vos tu propia versión de princesa. Que no te importe lo que digan sobre vos: vos sos tu único y divino modelo. Que los estereotipos de belleza no te digan qué princesa tenés que ser.

Eveline Galli
Este artículo fue escrito por una colaboradora externa al equipo de Harta. ¡Sumate vos también! Acá podés encontrar un formulario para ponerte en contacto con nosotras para que publiquemos tus palabras
Ilustración: vale_inthesky

Ser mujer e inmigrante en el Uruguay: Tiana

Este artículo es parte de una serie de entrevistas a mujeres migrantes, en el marco del día internacional del migrante, 18 de diciembre. ¿Qué...

La misoginia en redes sociales: un pezón como invitación a opinar

Seguro has visto torsos desnudos de cuerpos masculinos por toda la web, pero… ¿por qué nosotras no podemos mostrarnos igual de libres sin ser...

Armas y discursos de odio

  Habrás oído que recientemente en Estados Unidos hubo varios tiroteos en los que resultaron muertas y heridas muchas personas. Este tipo de...

Cosas que no: Romeo Santos

Romeo Santos sacó una canción nueva y se me dio por ponerme a escuchar las anteriores. Y para qué. No sé qué esperaba del que cantó “si te falto el...

Ojo con el estrés

Se suele hablar del estrés como algo relacionado a la vida adulta, derivado de lasresponsabilidades del trabajo, las finanzas del hogar, la familia…...

¡Hagamos voluntariado!

[Artículo de opinión]Ya estuvimos conversando un poco sobre el voluntariado y lo que nos mueve a hacerlo en la primera parte de este artículo. Ahora...

No es el bastón, sino quien viene detrás

El 15 de octubre es el día internacional del bastón blanco. Hoy te contamos qué es y cómo se utiliza, y aprovechamos la excusa para darte algunos...

Voluntariado: ¿qué es eso?

[Artículo de opinión] ¿Formaste parte de un grupo de voluntariado o hiciste trabajo voluntario alguna vez? Lo más probable es que lo hayas hecho o...

Elisa y Marcela: la historia de amor que pudo con todo

Hoy queremos contarte acerca de una historia de amor entre dos chicas que sucedió a finales del año 1800. Y, a diferencia de otras historias de amor...
Share This