fbpx
Princesa

¿Princesa? ¿Yo?

8 Jun 2018 | Conversemos

¿Por qué nos enseñan a ser princesas de niñas? Eso me lo pregunté en el cumpleaños número siete de mi prima, cuando las vi a ella y a su amiga disfrazadas con vestidos de princesa y brillantes coronas de plástico que lucían con total elegancia.

¿Por qué nos enseñan a ser princesas?

Desde siempre nos dijeron que tenemos que ser como ellas, nos enseñaron a comportarnos como ellas, a vestirnos con los colores “femeninos”, como los que usan las princesas. Tal parece que eso es lo “adecuado”, es lo que está bien visto, porque nos hace más niñas (y con niñas me refiero a más femeninas, algo que nos imponen incluso siendo muy pequeñas).

Pero… ¿tenemos que comportarnos como princesas?

Yo creo que no. Esta sociedad nos enseñó a ser princesas desde chicas, sin tener en cuenta que los colores no definen los sexos, que cada una tiene una personalidad diferente y que comportarnos “como una princesa” tal vez es algo que no a todas nos guste.

Además, todas somos bellas, por dentro y por fuera, sin más. Los estereotipos de belleza impusieron que estar maquillada y bien vestida es imprescindible, pero no se dieron cuenta de que somos lo que hacemos, no lo que aparentamos ser.

Al fin y al cabo, ese estereotipo de princesa nos marca de muchas formas por el resto de nuestras vidas. Y la realidad es que a la mayoría de nosotras no nos interesa ser princesas, porque, en definitiva, ¿quién quiere ser como le imponen y no tener su propia personalidad? ¿Quién quiere tener la obligación de estar siempre bien vestida y maquillada, ser una persona callada y sin opinión? Estoy segura de que ninguna quiere ser de esas princesas.

Y, de última, si realmente querés ser una princesa, podés serlo con tus propias reglas y no como te lo impone la sociedad en la que vivimos. No precisamos un manual para ser mujeres.

Tirá ese vestido y esa corona y aprendé a ser vos misma, a ser vos tu propia versión de princesa. Que no te importe lo que digan sobre vos: vos sos tu único y divino modelo. Que los estereotipos de belleza no te digan qué princesa tenés que ser.

Eveline Galli
Este artículo fue escrito por una colaboradora externa al equipo de Harta. ¡Sumate vos también! Acá podés encontrar un formulario para ponerte en contacto con nosotras para que publiquemos tus palabras
Ilustración: vale_inthesky

Cómo revivir tu ropa negra (o mandar cualquier prenda al lado oscuro)

Como ya te contamos, el mundo vive una crisis ambiental en la que desechamos ochocientos millones de kilos por año solo en Europa. Por eso, te...

Hablemos de doxing

Todes tenemos un montón de información personal dispersa en el universo de Internet, nos demos cuenta o no. No toda esa información es privada, sino...

Sola me gusto

Larissa y Nazareth son amigas y socias. Son las cofundadoras de Sola me gusto, un proyecto que comenzó en Barcelona en el año 2017 y en el que...

¿Conocés #KuToo?

El movimiento japonés en contra del uso obligatorio de tacos en espacios laborales #KuToo nace del juego de las palabras japonesas kustu (zapatos) y...

Tips para sobrevivir a las fiestas, siendo la única feminista en mi familia

Los encuentros familiares en las fiestas no siempre son agradables, sobre todo si estás metida fuertemente en la militancia feminista y tu entorno...

¿Cómo sobrevivo a las fiestas si soy la única feminista en mi familia?

Cada vez que empieza diciembre, el calor nos sofoca, el tránsito se hace imposible, los ómnibus están siempre repletos... además, las pruebas,...

Ser mujer y migrante en el Uruguay

Este artículo es parte de una serie de entrevistas a mujeres migrantes, en el marco del día internacional del migrante, 18 de diciembre. ¿Qué...

Una depilación que nadie pidió

El Photoshop de los pelos de la cantante Rodra Y así, como quien no quiere la cosa, se nos vino arriba diciembre. Terminó el liceo, algunas estamos...

Adultocentrismo y adultismo

  “Ya vas a entender cuando seas grande”. ¿Alguna vez sentiste que tu opinión resultaba invalidada por un adulto solo porque tenés menos edad o...
Share This