fbpx
Gustarme como soy

¿Es posible gustarme como soy?

3 May 2018 | Estilo

[Opinión]

Desde que era niña odiaba mi cuerpo. No me gustaba cómo me veía, cómo me quedaba la ropa, no me permitía comer determinadas cosas porque vivía teniendo en cuenta cuántos kilos pesaba, cuántas calorías consumía a diario. Me enseñaron a odiar mi cuerpo, pero años después pude enseñarme a mí misma a amarlo de nuevo. Y lo mejor de todo: vos también podés. Acá van algunas cosas para que te recuerdes esos días en que no te sentís capaz de amar a tu cuerpo:

¡No es tu culpa!

Como mujeres se nos enseña que debemos ser físicamente perfectas y alcanzar un estándar de belleza imposible para ser amadas y felices. Si no tenés el rostro de Taylor Swift y el cuerpo de Beyoncé no podés ser linda y, por lo tanto, no podés amarte. ¡La inseguridad que sentís no es culpa tuya! Estos cánones de belleza son socialmente impuestos. ¿Qué significa? Que son aprendidos y no surgen naturalmente de nosotras. Por suerte. Al ser aprendidos, podemos desaprenderlos: entender que no hay un único significado de belleza y que, incluso si lo hubiera, no necesitamos ser lindas para merecer la felicidad. Nuestros cuerpos no tienen una función estética, no existen para dar placer a quien nos mira: existen para darnos vida, para permitirnos ser. Ser felices, ser amadas, ser nosotras, ser una misma.

No te compares con otras

Todos los cuerpos son igual de válidos e importantes. Tu cuerpo no es peor ni mejor que el de otras. Se nos ha enseñado a competir entre nosotras, sobre todo en cuanto a la belleza física. Esto no solo nos perjudica a nosotras mismas, sino también a las demás y al vínculo que podemos tener con ellas. Nos sentimos más libres cuando nos aceptamos a nosotras mismas y a nuestras compañeras.

Quererse a una misma: ¿es una meta?

El empezar a quererse a una misma es un proceso: requiere tiempo, dedicación, entendimiento de la realidad de la que somos parte. Y requiere entender que aprendemos a querernos de igual forma que aprendimos a no querernos: no es una meta, es un camino, es un recorrido que hay que disfrutar aunque muchas veces resulte complicado.

¿Cómo empecé a quererme a mí misma?

No tengo la respuesta mágica para esta pregunta, pero mi solución fue acercarme al feminismo. El movimiento feminista me hizo entender y entenderme. Comprender que yo no era menos válida por ser gorda, que no era ni más linda ni más fea, y que no tenía por qué alcanzar cierto peso o cierta “belleza”, porque eso no me iba a hacer sentir mejor, ni más feliz, ni más libre. Mi relación sana conmigo misma empezó cuando pude ver que existen más mujeres como yo en el mundo, con mis mismas preocupaciones, inseguridades, con igual o distinto cuerpo. Entendí la importancia de ayudar a otras en este camino tanto como a mí misma. Ser empática (es decir, ponerme en el lugar de otras) me fortaleció. El feminismo me ayudó a entender que esa belleza que pretendía alcanzar no era la que quería tener, sino la que la sociedad actual quería que tuviera. Me niego. Y espero que muchas puedan animarse a negarse también. Vos, ¿vas a negarte?

Manuela

Este artículo fue escrito por una colaboradora externa al equipo de Harta. ¡Sumate vos también! Acá podés encontrar un formulario para ponerte en contacto con nosotras para que publiquemos tus palabras

Ilustradora: Majo

Dibujos animados y diversidad

ATENTI: Este artículo tiene lenguaje inclusivo*   Todes estamos muy ligades a nuestra infancia; lo que sucedió en ese momento de nuestras vidas...

¿Puede que tenga endometriosis?

Si estás teniendo dolores muy fuertes durante la menstruación, sangrados abundantes, diarreas, vómitos, dolor en las relaciones sexuales... puede...

Sobre fútbol y su estrella del momento: Megan Rapinoe

El domingo pasado pudimos ver la final del mundial de futbol femenino, que se realizó en Francia, donde el seleccionado estadounidense se impuso 2-0...

Menos plástico vale más

[Encontrando opciones para minimizar su uso]El plástico es un recurso valioso. Sí, así como lo leés. Nos llega todo el tiempo el mensaje de que es...

Tres libros clásicos escritos por mujeres que deberías agregar a tu biblioteca

Cuando escuchamos las palabras “clásicos de la literatura” generalmente se nos vienen a la mente libros escritos por varones. ¿Cuál es la razón?...

Mitos sobre desórdenes alimenticios que debés desterrar

Cuando hablamos de trastornos alimenticios, tendemos a pensar en un estereotipo muy marcado: una mujer joven, blanca, muy delgada. Es real que hay...

Violencia sexual y terrorismo de Estado

Seguro que alguna vez viste alguna de esas películas de batallas antiguas en las que las mujeres son tomadas como “botín de guerra” y transformadas...

Harta lectura: no creas todo

Quería contarte sobre las novelas de la autora argentina Mariela Peña por varios motivos. El primero, porque son muy divertidas, rápidas y...

Pack o nudes: ¿qué hago si me piden eso?

Estás en una conversación intensa por chat, la temperatura empieza a subir y una cosa lleva a la otra hasta que recibís o te piden tu pack o una...
Share This