fbpx
No soy boluda

No soy boluda

[Opinión]

28 Jun 2018 | Conversemos

Cada vez que alguien hace un comentario sobre “lo boludas que son las minas”, me acuerdo de lo boluda que me sentí. Cuando culpabilizan a las víctimas, me acuerdo de que por mucho tiempo pensé que la culpa era toda mía. Cuando hacen chistes humillantes, cuando nos basurean, cuando no nos tienen en cuenta, me acuerdo de lo invisible que me sentí.

Mi historia

Tenía 12 años cuando mi compañero de banco en el liceo empezó a tocarme. No era una niña tímida ni callada, era muy extrovertida y charlatana pero, sin embargo, la primera vez que puso su mano en mi vulva quedé dura, quieta, no supe qué decir. Se la intenté sacar, sin mucha firmeza, nerviosa, pero no la movió. Me acuerdo que salí al recreo muerta de vergüenza y tenía la sensación de que su mano seguía ahí.

Estaba convencida de que era mi culpa porque no era capaz de decirle nada, y por eso me daba vergüenza pedirle ayuda a alguien más grande o contarle a alguna amiga. «Van a pensar que soy una puta». Demasiado tarde: ya lo pensaba la mitad de los varones de mi clase. Él les había contado como una hazaña que me tocaba aunque yo no quisiera, y a ellos les pareció divertidísimo, digno de aplaudir.

Me acuerdo de que un día me animé a decirle “no, salí” y me dijo “yo te toco si quiero”. Ese día exploté en llanto en mi casa y le conté a mi hermana, que me convenció de que lo mejor era contarle a mi madre.

Mamá fue a hablar al liceo, donde se preocuparon mucho porque no se armara un escándalo, y por eso no lo echaron. En parte lo agradezco, porque durante el tiempo que estuvo suspendido, muchos de sus amigos se acercaron a decirme que además de puta era una alcahueta, y que el liceo no lo dejaba ir al campamento por mi culpa. Por mucho tiempo estuve de acuerdo: yo era una puta, una alcahueta y era mi culpa. Y no hablé más del tema hasta ahora.

La importancia del feminismo en mi historia

A los 15 años más o menos empecé a leer sobre feminismo, en las redes. Al principio me parecía muy fuerte la palabra y había un montón de cosas que no entendía. Las que entendí me empezaban a dar vuelta la cabeza, mi imagen de mí misma y del mundo.

El feminismo me dio mucho, pero lo que más le agradezco es todo lo que me sacó de encima. Me perdoné, me di cuenta de que no era una puta alcahueta y que nada había sido mi culpa.

Al acoso, tolerancia cero

Nuestra cultura le da lugar y hasta aplaude toda la mierda que yo viví, y la que vivo cuando me gritan en la calle, cuando me tocan el culo en un baile o me apoyan en el bondi. La diferencia es que hoy lo vivo de otra manera, hoy sé que no me lo busqué, que no es mi culpa y que no estoy sola.

Cuando me enojo por un comentario machista, me enojo porque fueron esos los conceptos que me enseñaron que yo valía poco, que no era nadie para decir que no, que tenía que respetar la voluntad del varón. Fue la cultura la que me paralizó. Y discuto porque no quiero que nos sigan enseñando a ser sumisas, porque me enferma pensar que otra mujer pueda odiarse tanto como yo me odié, o mejor dicho, como el machismo me enseñó a odiarme.

Cuando marcho, no marcho sólo para devolverle al feminismo todo lo que hizo y hace por mí, todo lo que me enseñó. Marcho porque quiero que nos vean todas las pibas del mundo, que se acerquen, que sepan que no están solas. Que aprendan que no son putas por disfrutar de su sexualidad, y que la de al lado tampoco lo es, que somos compañeras y no competencia, que se sientan dueñas de ellas mismas.

Escuché muchas veces gente diciendo que las feministas son todas resentidas, soberbias, histéricas, lesbianas, locas. Y entiendo que a la cultura le parezca loca una mujer a la que no le importa lo que piensen los demás; resentida una mujer que pide que le den lo que le corresponde; soberbia una mujer que no les da la razón; y lesbiana una mujer que no odia a las mujeres. Lo entiendo porque nací en esta cultura, pero me desespera que piensen que la cultura machista está bien.

Como dije, cuando tenía 15 años y empecé a interesarme por esto, escuchaba “feminismo” y me parecía una palabra demasiado fuerte. Hoy, escucho “feminismo” y sonrío, porque es la palabra que le da nombre al movimiento que me hizo fuerte. Y vos, ¿qué pensás cuando pensás en feminismo?

Clara
Ilustración: Lía

Violentadas en cuarentena: porque la violencia de género sigue aún en pandemia

A raíz de la pandemia de COVID-19, en gran parte de los países del mundo se vivieron y viven aún hoy situaciones de cuarentena, confinamiento o distancia social. Muchas veces hablamos de que el 2020 fue un año de frenar, en el que nuestra vida se paralizó. Sin embargo, la violencia de género siguió caminando.

¿Qué hago si la Policía me detiene?

Anteriormente hablamos de qué hacer en un procedimiento policial. Hoy vamos a hablar de qué tenés que hacer en caso de que la Policía te detenga.

¿Qué hago si estoy en un procedimiento policial?

En los últimos días se han dado casos en los que las fuerzas policiales desplegaron operativos de represión, enmarcándose en las normativas de la Ley de Urgente Consideración y con la justificación de disipar aglomeraciones para evitar el contagio de COVID-19.

La violencia contra la ciudadanía nunca es justificable. Cada vez que sepamos de estas violencias debemos hablar del tema; si no, terminaremos por acostumbrarnos a vivir en una ciudad donde la juventud no pueda habitar sus espacios públicos y el miedo nos paralice. Tenemos que hablar para poder seguir demostrando que no estamos de acuerdo con este modelo de seguridad.

¿Qué es un referéndum?

La palabra clave de estos días (aparte de pandemia, claro) viene siendo referéndum. Pero ¿qué es eso? Nuestra queridísima politóloga Andrea Luzuriaga respondió dudas en estos videos y nosotras te las resumimos acá, para que las tengas bien a mano.

Las hermanas Luisi, primeras universitarias uruguayas y pioneras del feminismo

¿Paulina, Luisa o Clotilde Luisi te suenan de alguna calle o plaza de tu ciudad? Seguro que sí. En Montevideo del 1900, las actividades de estas tres mujeres fueron excepcionales y, muchas veces, escandalosas. Paulina y Clotilde fueron las primeras mujeres universitarias del Uruguay, y Luisa se dedicó a la labor docente y siguió estudios superiores en pedagogía.

Cuando el pasado vuelve: las pancartas de la JUP

Quizás viste que en los últimos días se viralizaron en las redes sociales imágenes de unas pancartas firmadas por la JUP que exclamaban “fuera comunistas de las instituciones” y se posicionaban en contra de un referéndum para derogar la Ley de Urgente Consideración.

¿Qué es el feminismo antiespecista?

Quizás hayas escuchado o leído: “no hay nada más patriarcal que comerse un animal”. Es una de las frases que se han popularizado dentro del movimiento feminista denominado antiespecista. Hoy te contamos un poco más qué implica esta rama del feminismo

Encontrando nuestro lugar para hablar

Cuando era adolescente, me acuerdo de que formaba parte de un grupito de chicos y chicas con los que siempre nos sentábamos juntos en clases. Éramos seis, tres varones y tres mujeres, con edades entre los 14 y 16 años. No recuerdo cómo nos acercamos ni exactamente por qué; éramos bastante distintos. Solo recuerdo que eran amables y que me divertía pila con ellos.

Las caras asiáticas de la lucha contra la explotación sexual

¿Alguna vez escuchaste hablar sobre las mujeres de consuelo o mujeres de solaz? Así se les llama a las esclavas sexuales que torturó el Imperio japonés durante los años de la guerra del Pacífico.

Hoy en día son símbolos contra la explotación sexual y cuentan las graves aberraciones cometidas por los soldados japoneses, hechos que marcaron una etapa oscura para el sudeste asiático y que generan fricciones hasta el día de hoy.

Share This