fbpx
No se nace mujer, se llega a serlo

No se nace mujer, se llega a serlo

[Opinión]

6 Nov 2018 | Conversemos

“No se nace mujer, se llega a serlo”, afirmaba la filósofa francesa Simone de Beauvoir en su libro El segundo sexo, en el año 1949. Fue su obra más polémica y es considerada fundamental en la historia del feminismo.

¿Pero cómo que no se nace mujer?

Lo que sostiene la autora es que lo que entendemos por mujer es una construcción social, un concepto que se ha ido redefiniendo a lo largo de la historia. Lo que nos hace mujeres no son las características genéticas ni biológicas, sino aquellas conductas que hemos aprendido, que nos han sido enseñadas.

La obra de Beauvoir fue publicada en el contexto del feminismo de la posguerra, ubicado entre los años 1949 y 1975, época en la que las mujeres habían conquistado algunos derechos (como el sufragio) y en la que se comienza a gestar lo que se denominó la segunda ola del feminismo. En esos momentos, muchas mujeres que habían podido acceder a estudios terciarios y obtener un título comenzaron a investigar la construcción del conocimiento desde la perspectiva de las mujeres.

Ahora, volvamos al principio: Simone dijo que no se es mujer, sino que se llega a serlo. Luce Irigaray, retomando la idea, planteó: “Lo que conocemos como femenino en el patriarcado no es lo que las mujeres son o han sido, sino lo que los hombres han construido para nosotras.”.

El concepto de feminidad está ligado fuertemente al concepto de mujer, de tal manera que se piensa que las mujeres son femeninas por el hecho de ser mujeres. La verdad es que no todas las mujeres son femeninas. Es más: ninguna de nosotras debería serlo.

¿Por qué no puedo ser femenina?

La feminidad resume un conjunto de pautas y de normas sociales que se esperan en el comportamiento de la mujer. Lo mismo sucede con el concepto de masculinidad.

La feminidad queda así comprendida como un modo de represión y de subordinación de la mujer: de represión porque al imponer reglas sobre cómo se debe ser mujer, todos aquellos comportamientos que no coincidan con lo “femenino” serán reprimidos, porque no están socialmente aceptados o no son esperables de una mujer; y de subordinación porque, como dijo Irigaray, lo femenino es producto del patriarcado y, por lo tanto, está construido desde una perspectiva en la que la mujer es subordinada del hombre… porque el patriarcado no entiende de igualdad.

Entonces, si no soy mujer y tampoco puedo ser femenina, ¿qué hago?

Ser femenina es una opción que implica aceptar todos aquellos roles que se nos han asignado y obedecer a ciertas reglas que han sido construidas sin contemplarnos como sujetos de derecho.

Ninguna de nosotras es totalmente libre de todo lo que hemos aprendido durante nuestra vida.

Para Simone de Beauvoir, las mujeres deberíaamos definir nuestra propia identidad sin vernos oprimidas por las imposiciones sociales del sistema patriarcal que ha dominado durante siglos y siglos.

 

Colaboradora: Sol
Este artículo fue escrito por una colaboradora externa al equipo de Harta. ¡Sumate vos también! Acá podés encontrar un formulario para ponerte en contacto con nosotras para que publiquemos tus palabras
Ilustradora: emahia

Harta lectura: no creas todo

Quería contarte sobre las novelas de la autora argentina Mariela Peña por varios motivos. El primero, porque son muy divertidas, rápidas y...

Pack o nudes: ¿qué hago si me piden eso?

Estás en una conversación intensa por chat, la temperatura empieza a subir y una cosa lleva a la otra hasta que recibís o te piden tu pack o una...

Hoy te presentamos: Colectiva Violeta

Desde hace poco más de un año, la ciudad de La Paz (Canelones) tiene otro color. Las calles y las plazas se han empezado a mover. Se escuchan voces,...

Restringir a las mujeres: ¡un clásico!

Este domingo 23 de junio hay clásico, pero las entradas no están a la venta. Ingresan solo 200 espectadores por cuadro además de quienes tengan...

¿Para qué tenemos glúteos?

¿Alguna vez te lo preguntaste? La respuesta no tiene nada que ver con la estética, aunque sea de lo único que se habla, sobre todo cuando se trata...

¿No sabías? ¡Las vulvas son diversas!

¿Cuántas veces has oído hablar de los genitales externos masculinos? Ya sea en reuniones, centros educativos... ¡hasta están dibujados en las mesas!...

Harta lectura: más que palabras

No me sorprendería que en algún momento de tu vida te hayan dicho que los cómics no son literatura. Que son menos válidos, que son pavadas y que, a...

Relaciones tóxicas: aprender a sanar

[Opinión]Todas conocemos alguien que ha vivido una relación tóxica, ya sea un familiar cercano, una amiga o incluso nosotras mismas. Mucho se dice y...

Mi primera vez

[Opinión]Me acuerdo que estaba renerviosa. Había visto cómo se hacía en una novela argentina que daban en la tele. Sabía que era cosa de grandes,...
Share This