fbpx
No se nace mujer, se llega a serlo

No se nace mujer, se llega a serlo

[Opinión]

6 Nov 2018 | Conversemos

“No se nace mujer, se llega a serlo”, afirmaba la filósofa francesa Simone de Beauvoir en su libro El segundo sexo, en el año 1949. Fue su obra más polémica y es considerada fundamental en la historia del feminismo.

¿Pero cómo que no se nace mujer?

Lo que sostiene la autora es que lo que entendemos por mujer es una construcción social, un concepto que se ha ido redefiniendo a lo largo de la historia. Lo que nos hace mujeres no son las características genéticas ni biológicas, sino aquellas conductas que hemos aprendido, que nos han sido enseñadas.

La obra de Beauvoir fue publicada en el contexto del feminismo de la posguerra, ubicado entre los años 1949 y 1975, época en la que las mujeres habían conquistado algunos derechos (como el sufragio) y en la que se comienza a gestar lo que se denominó la segunda ola del feminismo. En esos momentos, muchas mujeres que habían podido acceder a estudios terciarios y obtener un título comenzaron a investigar la construcción del conocimiento desde la perspectiva de las mujeres.

Ahora, volvamos al principio: Simone dijo que no se es mujer, sino que se llega a serlo. Luce Irigaray, retomando la idea, planteó: “Lo que conocemos como femenino en el patriarcado no es lo que las mujeres son o han sido, sino lo que los hombres han construido para nosotras.”.

El concepto de feminidad está ligado fuertemente al concepto de mujer, de tal manera que se piensa que las mujeres son femeninas por el hecho de ser mujeres. La verdad es que no todas las mujeres son femeninas. Es más: ninguna de nosotras debería serlo.

¿Por qué no puedo ser femenina?

La feminidad resume un conjunto de pautas y de normas sociales que se esperan en el comportamiento de la mujer. Lo mismo sucede con el concepto de masculinidad.

La feminidad queda así comprendida como un modo de represión y de subordinación de la mujer: de represión porque al imponer reglas sobre cómo se debe ser mujer, todos aquellos comportamientos que no coincidan con lo “femenino” serán reprimidos, porque no están socialmente aceptados o no son esperables de una mujer; y de subordinación porque, como dijo Irigaray, lo femenino es producto del patriarcado y, por lo tanto, está construido desde una perspectiva en la que la mujer es subordinada del hombre… porque el patriarcado no entiende de igualdad.

Entonces, si no soy mujer y tampoco puedo ser femenina, ¿qué hago?

Ser femenina es una opción que implica aceptar todos aquellos roles que se nos han asignado y obedecer a ciertas reglas que han sido construidas sin contemplarnos como sujetos de derecho.

Ninguna de nosotras es totalmente libre de todo lo que hemos aprendido durante nuestra vida.

Para Simone de Beauvoir, las mujeres deberíaamos definir nuestra propia identidad sin vernos oprimidas por las imposiciones sociales del sistema patriarcal que ha dominado durante siglos y siglos.

 

Colaboradora: Sol
Este artículo fue escrito por una colaboradora externa al equipo de Harta. ¡Sumate vos también! Acá podés encontrar un formulario para ponerte en contacto con nosotras para que publiquemos tus palabras
Ilustradora: emahia

¿Por qué el aceite de coco no es tan genial como parece?

De un momento a otro, el aceite de coco se convirtió en ese producto salvador que nos iba a cambiar la vida: bueno para el pelo, para la cara, para comer… Sin embargo, el aceite de coco no es tan genial como parece: hay algunas cositas que estaría bueno que tuvieras en cuenta a la hora de utilizarlo para aprovecharlo en aquello que sí sirve.

Razones por las que no te podés perder Euphoria

Euphoria se ha transformado en una de las series más vistas y polémicas de los últimos meses y es que, además de su excelente reparto, nos entrega un guion crudo que representa gran parte de los conflictos que deben enfrentar a diario los adolescentes.

Todo lo que hay que saber sobre la explotación sexual

Un caso conocido como Operación Océano aparece en los medios de comunicación desde hace unas semanas. Unos cuantos hombres fueron formalizados por explotación sexual de adolescentes.

No tan normal: cuando el aislamiento terminó

Con mis amigas, a las pocas semanas de conocer los primeros brotes de virus en el país, hastiadas del encierro y extrañando nuestros encuentros de miércoles, pensábamos que el encuentro sería una fiesta. Imaginábamos hordas de personas abrazadas para brindar, festejando con todas y todos, en la calle, siempre en la calle.

“El amor que mata”: el femicidio de una poeta.

Delmira Agustini escribió, en uno de sus poemas más reconocidos: “Si la vida es amor, ¡bendita sea!/¡Quiero más vida para amar!”[1]. Esto provocó a la sociedad y a la crítica literaria de su época, y marcó su actitud rebelde y transgresora en una sociedad patriarcal que la obligó a ser una señorita y a la que enfrentó a través del arte y su poesía.

¿Qué es el androcentrismo?

Cuando leés un texto firmado como “Anónimo”, ¿te imaginás que lo escribió un varón o una mujer? Si te hablan de alguien que tiene fama o prestigio, pero solo te mencionan su apellido, ¿asumís que te están hablando de un varón? ¿Alguna vez te cuestionaste por qué?

8 mitos del amor romántico [tan habituales como peligrosos]

Todes tenemos nuestra propia idea o concepto de lo que es el amor, basada en nuestras experiencias personales, nuestra cultura o nuestras costumbres.

Stonewall: ¿qué es y por qué importa?

Stonewall Inn - yosoynuts CC BY 2.0 Este 28 de junio se cumplen 51 años de los disturbios en Stonewall, acontecimiento que cambió la forma luchar...

5 tips para el cuidado del acné

Tener granitos o acné (¡ojo!, no son lo mismo) es algo bastante común en la adolescencia. Eso no implica que no te preocupen, que te generen incomodidad o que quieras que se vayan.

Share This