fbpx
Somos las nietas de todas las brujas que nunca pudieron quemar

Somos las nietas de todas las brujas que nunca pudieron quemar

[Noche de Brujas]

31 Oct 2018 | Conversemos

“Somos las nietas de todas las brujas que nunca pudieron quemar”. Con este canto, las feministas rescatamos del olvido el sufrimiento de miles de mujeres perseguidas, torturadas y asesinadas por rebelarse ante las imposiciones de la religión, el poder y el sistema patriarcal capitalista.

En esta Noche de Brujas,  te contamos sobre el rol social que cumplían estas mujeres, para reflexionar sobre el trasfondo de su persecución y reivindicar su figura.

En la Antigüedad, la bruja era una de las figuras más respetadas en los pueblos pequeños: era la partera que ayudaba a traer niños al mundo y la encargada del cuidado de la salud de las personas. Sus conocimientos sobre la naturaleza y el cuerpo se transmitían de forma oral entre mujeres, de generación a generación. Mientras que la nobleza recurría a médicos varones, los populosos estamentos bajos recurrían a estas curanderas o hechiceras.

“Bruja” era el nombre que se les daba cuando sus curaciones y pócimas no daban resultado; pero por lo general se las llamaba bellas damas (bella donna) y se les profesaba respeto mezclado con temor.

La Edad Media y la cada vez más poderosa Iglesia cristiana complicó la situación de estas mujeres, que comenzaron a ser perseguidas y acusadas por intentar curar el cuerpo y el alma, algo reservado solo a Dios.

«El estereotipo de que la brujería se relacionaba íntimamente con la naturaleza femenina nació hacia 1400 y se mantuvo en el derecho criminal hasta el final del siglo XVII». La mujer conocedora de los secretos de la medicina representaba un peligro en la mirada de los inquisidores: si la mujer podía sanar mediante hechizos o pociones, también podía dañar por los mismos medios.

Pero la caza de brujas no solo surge de creencias religiosas, sino de la necesidad de instaurar un nuevo modelo económico: el capitalismo, que modificó las relaciones sociales, impuso la división sexual del trabajo y confinó a la mujer al espacio doméstico. El nuevo sistema buscó también ampliar su vigilancia sobre el cuerpo de las mujeres, por lo que el control que ejercían sobre su sexualidad y capacidad de reproducirse fue criminalizado. Las ancianas y parteras de los poblados fueron las principales perseguidas.

Como explica Osvaldo Tangir, «la bruja no era otra cosa que una mujer que intentaba romper el rústico corsé que las normas sociales le habían impuesto. Encarnaba en cierto sentido un espíritu de revuelta y subversión contra lo establecido tanto por el Estado como por la religión».

La cifra de mujeres torturadas y asesinadas en el marco de la caza de brujas es imposible de determinar. No hay documentos exhaustivos, no todos los juicios eran registrados y, aquellos que sí, no siempre especificaban el número de ejecuciones. En Calibán y la bruja, Silvia Federici afirma que el hecho de que las víctimas fueran mujeres campesinas explica la indiferencia de los historiadores y cómo este genocidio nunca fue debidamente dimensionado, cuando no directamente eliminado de las páginas de la historia. «La eliminación de las brujas de las páginas de la historia ha contribuido a trivializar su eliminación física en la hoguera, sugiriendo que fue un fenómeno de significado menor, cuando no una cuestión de folclore». 

La literatura sobre la caza de brujas ha sido históricamente escrita desde un punto de vista que no condenaba abiertamente estas ejecuciones y que desacreditaba a las víctimas como mujeres deshonradas o pervertidas.

«Sólo el movimiento feminista ha logrado que la caza de brujas emergiese de la clandestinidad a la que se la había confinado, gracias a la identificación de las feministas con las brujas, adoptadas pronto como símbolo de la revuelta femenina».

Fuentes

Calibán y la bruja, de Silvia Federici.

Malleus Maleficarum El martillo de los brujos, de Heinrich Kramer y Jacobus Sprenger (prólogo de Osvaldo Tangir en Ed. Círculo Latino, 2005).

La bruja, de Jules Michelet.

La bruja, de Jean-Michel Sallman.

Entrevistas a Silvia Federici para consultar: (1) y (2).

Las brujas en la historia. Blog Losojosdehipatia.

Compañeras de la colectiva Encuentro de Feministas Diversas

Este artículo fue escrito por compañeras externas al equipo de Harta. ¡Sumate vos también! Acá podés encontrar un formulario para ponerte en contacto con nosotras para que publiquemos tus palabras.

Ilustración: Nat

Harta lectura: no creas todo

Quería contarte sobre las novelas de la autora argentina Mariela Peña por varios motivos. El primero, porque son muy divertidas, rápidas y...

Pack o nudes: ¿qué hago si me piden eso?

Estás en una conversación intensa por chat, la temperatura empieza a subir y una cosa lleva a la otra hasta que recibís o te piden tu pack o una...

Hoy te presentamos: Colectiva Violeta

Desde hace poco más de un año, la ciudad de La Paz (Canelones) tiene otro color. Las calles y las plazas se han empezado a mover. Se escuchan voces,...

Restringir a las mujeres: ¡un clásico!

Este domingo 23 de junio hay clásico, pero las entradas no están a la venta. Ingresan solo 200 espectadores por cuadro además de quienes tengan...

¿Para qué tenemos glúteos?

¿Alguna vez te lo preguntaste? La respuesta no tiene nada que ver con la estética, aunque sea de lo único que se habla, sobre todo cuando se trata...

¿No sabías? ¡Las vulvas son diversas!

¿Cuántas veces has oído hablar de los genitales externos masculinos? Ya sea en reuniones, centros educativos... ¡hasta están dibujados en las mesas!...

Harta lectura: más que palabras

No me sorprendería que en algún momento de tu vida te hayan dicho que los cómics no son literatura. Que son menos válidos, que son pavadas y que, a...

Relaciones tóxicas: aprender a sanar

[Opinión]Todas conocemos alguien que ha vivido una relación tóxica, ya sea un familiar cercano, una amiga o incluso nosotras mismas. Mucho se dice y...

Mi primera vez

[Opinión]Me acuerdo que estaba renerviosa. Había visto cómo se hacía en una novela argentina que daban en la tele. Sabía que era cosa de grandes,...
Share This