fbpx
Mujer en publicidad

Tres estereotipos de mujer en publicidad

[Ama de casa, premio o femme fatale]

23 Abr 2018 | Harte

La publicidad es uno de los reflejos más rápidos que tiene la sociedad para posicionar su pensamiento. Expresa modismos y costumbres, logra asociar personas y estilos de vida a productos específicos. En esta lógica, son innumerables los machismos que la constituyen: la publicidad perpetúa los estereotipos sobre cómo debe ser una mujer para funcionar en sociedad. Acá te muestro tres formas en que la publicidad representa a las mujeres:

Mujer como ama de casa

La publicidad ha fomentado por décadas la idea de que el lugar de la mujer es la casa. La mujer es ama de casa e, idealmente, también es madre. Pasa todo el día limpiando con una gran sonrisa, porque sabe que está desempeñando con honores el rol que la sociedad le asignó. Dedica sus días y noches a velar por el bienestar de su familia, compra los productos adecuados, mientras es invisibilizada como persona.

Compra pasta de dientes para que sus hijos tengan protección contra la caries, compra aromatizante de ambientes para que su familia disfrute del hogar mientras ella está en la cocina. Usa las mejores marcas de limpiadores de azulejos para que limpiar no le quite tiempo de disfrute con sus hijos.“Mamá” no estudia, no disfruta de un buen libro, no sale a andar en bicicleta. Se pasa la vida alternando entre limpiadora y cuidadora. Incluso compra analgésicos para no perder ni un minuto con tonterías como una gripe. Cocina mientras su familia mira la televisión, sirve la comida sin ayuda de nadie.

Todas las marcas de alimentos le hablan a la mujer-mamá, porque es la que tiene que saber qué vamos a cenar. El rol de las marcas es facilitar el trabajo con fórmulas instantáneas y precocinadas, pero el premio sigue siendo el mismo: la aprobación de la familia, que miró inmóvil cómo la mujer se dedicaba al hogar.

Somos mucho más que amas de casa. Claro que podemos disfrutar de las tareas domésticas, como cocinar o limpiar, pero eso no tiene por qué definirnos. Somos lectoras, estudiantes, trabajadoras, deportistas. Somos lo que queramos ser.

Mujer como femme fatale

Desde el shampoo hasta los zapatos de taco, otro estereotipo es el de la mujer preocupada por su apariencia. Esto genera dos preconceptos: el de superficialidad y el de seducción. Una mujer que se ocupa de su aspecto físico es considerada incapaz de alimentar su mente, como si fueran actitudes excluyentes o penadas por la ley. Y se asume que existe un destinatario a quien seducir, porque, aparentemente, la mujer no puede elegir prendas de vestir o maquillaje para impulsar su amor propio.

Las publicidades de productos para el pelo muestran mujeres espléndidas que mueven una perfecta cabellera ante la vista de un hombre atónito. Las cremas corporales logran llamar la atención de quienes están alrededor, como si solo así pudiéramos llegar a tener una opinión positiva sobre nosotras mismas.

No existe contraposición entre belleza e inteligencia. Podemos pasar horas maquillándonos y horas leyendo. Podemos preocuparnos por nuestra apariencia y podemos no hacerlo, porque la única opinión que importa es la de nosotras mismas. No hay producto de belleza que supla totalmente el amor propio.

Mujer como premio

Esta es, quizás, la categoría más escalofriante. Debemos ser conscientes de que, así como promueve productos para la mujer, la publicidad también crea productos para hombres. La diferencia, claro está, es que estos últimos productos suelen estar más vinculados a la diversión, al placer y al desarrollo personal. Si los hombres eligen la marca correcta de cerveza, lograrán pasar la noche rodeados de bellas mujeres. Porque, en este esquema, la mujer es un objeto ciego que persigue etiquetas. Si ellos eligen una buena maquinita afeitadora, las mujeres estarán a sus pies.

No somos la recompensa por la adquisición de un producto. No somos el beneficio colateral de una compra inteligente. Tenemos capacidad de decisión, podemos elegir con quién estar más allá de las marcas que lo rodean. No somos el adorno que acompaña a los hombres de las publicidades.

Convivimos a diario con cientos de mensajes que nos encierran en determinados roles y nos repiten constantemente que somos útiles para determinadas cosas. Salgamos de lo establecido y disfrutemos del amplio espectro de opciones, sin preguntarnos si son cosas de mujer.

Es igual de válido dedicarse a la cocina que estudiar ciencias, diseñar ropa que dedicarse a la ingeniería robótica. Podemos tejer y jugar al fútbol, podemos bailar y arreglar autos. Lo importante es que podamos sentirnos libres y realizadas al hacer lo que nos gusta. Lo importante es que sepamos que ningún estereotipo que muestre la publicidad nos puede limitar.

Tame

Este artículo fue escrito por una colaboradora externa al equipo de Harta. ¡Sumate vos también! Acá podés encontrar un formulario para ponerte en contacto con nosotras para que publiquemos tus palabras

Ilustradora: Mai

Encontrando nuestro lugar para hablar

Cuando era adolescente, me acuerdo de que formaba parte de un grupito de chicos y chicas con los que siempre nos sentábamos juntos en clases. Éramos seis, tres varones y tres mujeres, con edades entre los 14 y 16 años. No recuerdo cómo nos acercamos ni exactamente por qué; éramos bastante distintos. Solo recuerdo que eran amables y que me divertía pila con ellos.

Las caras asiáticas de la lucha contra la explotación sexual

¿Alguna vez escuchaste hablar sobre las mujeres de consuelo o mujeres de solaz? Así se les llama a las esclavas sexuales que torturó el Imperio japonés durante los años de la guerra del Pacífico.

Hoy en día son símbolos contra la explotación sexual y cuentan las graves aberraciones cometidas por los soldados japoneses, hechos que marcaron una etapa oscura para el sudeste asiático y que generan fricciones hasta el día de hoy.

A dos años de la ley: conociendo el activismo de las personas trans

Hace dos años, pañuelos amarillos en todo el Uruguay ondearon celebrando una gran victoria para el colectivo trans: en octubre de 2018 se aprobó la Ley Integral para Personas Trans. Fueron más de dos años de discusiones y revisiones, hasta que la Ley Trans empezó a valer y, con ella, varias garantías de derechos para la comunidad trans que van desde vivienda, educación, salud, trabajo e incluso reparación por violencia institucional.

Señales para saber si una amiga está sufriendo un trastorno alimenticio

Como explicamos en artículos anteriores, los trastornos alimenticios son enfermedades mentales en las que lo que se ve alterado es el vínculo con la comida, y es a través de eso que quienes lo sufren expresan lo que les pasa detrás (cosas que no fueron dichas por temor, por vergüenza, por no tener con quién hablar, por situaciones de violencia, entre otras).

5 consejos para aprender idiomas

¿Estás con ganas de aprender algo nuevo, pero no pegás un paso de baile y la poesía o los deportes no son lo tuyo? Entonces ¡aprendé un idioma!

Conviviendo con la ansiedad

Volvieron las clases presenciales y las actividades diarias de la “normalidad” y, con su llegada, surgen diferentes sentimientos. Además de alegrarte por ver a tus amigas, disfrutar del aire libre y el regreso presencial a actividades físicas y recreativas, es normal sentir nerviosismo por volver a la rutina, inquietud de cómo funcionará todo (por ejemplo, el manejo de las nuevas prácticas que trajo consigo el coronavirus como la distancia social y uso del tapabocas), así como también la presión de rendir en el liceo y otros múltiples factores personales que pueden afectarte y se ven potenciados en esta situación tan particular.

Skam: una mirada con nuestros ojos

¿Cuántas veces empezaste a mirar una serie y las protagonistas eran 15 años más grandes que vos, tenían la piel sin ningún rastro de acné y sus problemas no eran los que te estaban pasando a vos y a tus amigas? ¿Cuántas veces pensaste: “estas personas que están en la televisión no me representan”?

Violencia en el noviazgo… ¿entre nosotras?

Estamos en setiembre, el mes de los colores, el glitter y el orgullo. Pero en el marco del Mes de la Diversidad, en Harta queremos poner sobre la mesa un tema del que se habla poco: la violencia en las relaciones LGBT, especialmente entre mujeres.

De túnicas y moñas

Seguramente de niñas hayamos tenido un montón de símbolos patriarcales nuestro entorno. Pero en el plano escolar, ¿hay un símbolo más opresor que las túnicas con botones en la espalda, que nos quitaban toda autonomía cuando teníamos clases de gimnasia o cuando llegábamos a casa?

Share This