fbpx
Los #sí y los #no en el gimnasio

Los #sí y los #no en el gimnasio

5 Sep 2018 | Cuidate

Decidiste empezar a entrenar, te anotaste en un gimnasio, estabas re motivada. Llegaste el lunes, te dieron una rutina y… te dejaron sola. Encima está lleno de gente y vos todavía no sabés bien qué hacer, cómo hacerlo, o te da vergüenza. ¡Tranquila! En Harta te acompañamos con estos consejos para el gym:

Los #sí

Fijar objetivos. Por más modelos supuestamente ideales que existan, cada cuerpo es diferente porque cada persona lo es. No solo tenemos un cuerpo: lo somos. Tener objetivos es buenísimo, te motiva a completar las sesiones y seguir entrenando. Pero es esencial que sepas que estás queriendo alcanzar algo por vos, porque lo deseás realmente. Hay muchos tipos de cuerpos; conocé y aceptá el tuyo. Y ahí sí, dale con todo a conseguir los resultados que querés.

Poner la energía en vos. Preguntate: ¿cuál es mi objetivo?, ¿para qué vine hoy acá? Quizá te cueste poner el foco en tu propio cuerpo y no sentirte presionada por las demás personas, pero se puede lograr. Imaginá que estás sola. Si sentís que alguien te está mirando o que te da vergüenza hacer un ejercicio por si te juzgan, podés moverte a algún espacio alejado o simplemente respirar, recordar que estás ahí por vos y seguir.

Aprender a hacer bien los ejercicios. La técnica es más importante que la cantidad de repeticiones o el peso con que entrenes. Para cuidar tu cuerpo es esencial que logres ejecutar los movimientos de forma correcta. Preguntale a la persona encargada de la sala cómo se hacen los ejercicios y no te sientas mal si necesitás volver a consultar. Todo es práctica.

¡Preguntar! Nadie nace sabiendo. Si algo no te sale o no tenés idea de cómo es, acercate a la persona encargada de la sala y pedile ayuda.

Concentración. En el cerebro tenemos motoneuronas: células que se encargan, entre otras cosas, de decirle a los músculos que se muevan. Cuando realizás un ejercicio, tu mente tiene que estar en la zona específica que estás trabajando. Así, vas a lograr mejores resultados y prevenir lesiones.

Calentar. Sí, calentar parece un embole. Se ve como previa al entrenamiento en sí. ¡Esto es súper falso! Preparar el cuerpo para los ejercicios más fuertes es parte de la rutina. Es más, además del calentamiento general (trotar, bici, elíptica, cualquier ejercicio aeróbico) que se hace al principio, existe el calentamiento específico: preparar la zona a entrenar. ¿Cómo? Haciendo dos series del ejercicio, primero con el 25 % del peso normal que usás y luego con el 50 %. ¡No fuerces a tu cuerpo!

Estirar. Hermano gemelo del calentamiento, odiado por igual. ¡Tenés que estirar! Los músculos estuvieron esforzándose, contrayéndose, necesitan un tiempo para volver a su composición normal. Además, te va a doler todo el cuerpo si no lo hacés.

Aprovechar los espejos. Es importante que mires cómo ejecutás los ejercicios, más que nada al principio. Por eso, si en el gimnasio hay espejos, ¡usalos! Te va a ayudar a mejorar la técnica.

Llevá una toalla. Los aparatos son compartidos, así que es conveniente que la uses para apoyarte. La higiene del lugar es responsabilidad de todas las personas.

Los #no

Sobreentrenar. Si tenés un objetivo y te copás mucho con el ejercicio (unas hermosas hormonas se encargarán de esto), es probable que quieras ir al gimnasio siete veces por semana y hacer el doble de lo que te mandaron, hacerlo con más peso o más repeticiones. ¡Stop, emoción! Entrenar más de lo necesario tiene efectos contraproducentes. Definitivamente es algo que no querés. El descanso es tan necesario como el entrenamiento.

Querer ser como las famosas fitness de Instagram. El mundo del fitness explotó en Instagram en los últimos años. Hay personas cuyo trabajo es entrenar y tener una dieta específica para verse de determinada manera (¡y está perfecto si es lo que eligen!). Pero ¡ojo!, a veces no muestran todo lo que hacen y dan la falsa impresión de que ese es el objetivo a alcanzar si vas al gimnasio, el modelo de “cuerpo deseable“ (desde Harta rechazamos por completo esta categoría, cada cuerpo es como es). Está demás seguir cuentas de entrenamiento, pero siempre adecuándolo a tu vida, tus objetivos, tus posibilidades. Ejercitar no se trata de estética (aunque tiene grandes beneficios en este aspecto), es más que nada una cuestión de salud. Una entrenadora que tiene clarísimo esto es Anna Victoria, por eso te recomendamos su cuenta.

Probar ejercicios nuevos sin ayuda. Si encontraste un ejercicio en las redes sociales o te lo contó una amiga y lo querés intentar, ¡genial! Pero preguntá primero. Como ya dijimos, agarrarle la mano a la técnica es un #sí.

Repetir grupos musculares. El cuerpo necesita recuperarse. No hagas pesas dos días seguidos para los mismos músculos. Alterná. Esto va a hacer que tu entrenamiento sea más dinámico y divertido.

Hacer las cosas rápido (muchas repeticiones o demasiado peso). Seguro hay ejercicios que te parecen un embole. Paciencia. Acelerar y hacer más repeticiones, o ponerle tanto peso a la máquina que no te deje hacer el movimiento completo, no va a lograr mejores resultados. Al contrario. Hacemos énfasis en que es mejor hacer menos y bien.

¿Tenés otros consejos para los primeros días en el gimnasio? ¿Te quedó alguna duda? ¡Escribinos!

 

Referencias:

Calais-German Blandine, (1994), Anatomía para el movimiento, Barcelona: Los libros de la liebre de marzo.

Delavier, Frédéric, (2011), Guía de los movimientos de musculación, Buenos Aires: Paidotribo.

Cachi Vivo y escribo, por eso a veces se me mezclan. Enamorada de las palabras y su forma de construir realidades. Ya dijo Galeano que estamos hechos de historias. Cuando me pierdo, voy a buscarme entre las olas.

Ilustradora: Majo

Violencia en el noviazgo… ¿entre nosotras?

Estamos en setiembre, el mes de los colores, el glitter y el orgullo. Pero en el marco del Mes de la Diversidad, en Harta queremos poner sobre la mesa un tema del que se habla poco: la violencia en las relaciones LGBT, especialmente entre mujeres.

De túnicas y moñas

Seguramente de niñas hayamos tenido un montón de símbolos patriarcales [https://harta.uy/que-es-el-patriarcado/] en nuestro entorno. Pero en el plano escolar, ¿hay un símbolo más opresor que las túnicas con botones en la espalda, que nos quitaban toda autonomía cuando teníamos clases de gimnasia o cuando llegábamos a casa?

Ser nómade en 2020: ¿se puede vivir viajando?

Seguramente la palabra nomadismo se te cruzó en alguna clase de la escuela o el liceo, asociada a ciertas tribus, como los charrúas, o a etapas tempranas de la civilización humana. Pero lo cierto es que las personas nómades nunca dejaron de existir.

¿El feminismo tiene color?

Llega cada vez más temprano a nosotras el feminismo, pero ¿es para todas? Hay muchos feminismos y se dice que es porque somos muchas y muy diferentes las mujeres que habitamos el planeta… ¿debería haber uno solo?

Belleza Química resuelve tus preguntas de cuidado de la piel

¡Hola! Soy Lucía, de Belleza Química, y hoy estoy para resolver algunas dudas que surgieron en el Instagram de Harta sobre el cuidado de la piel.

¿Qué onda con las toallitas de tela?

En estos últimos tiempos se ha puesto muy de moda el uso de toallitas menstruales de tela como alternativa ecológica de las desechables. Al ser de tela, se pueden lavar y reutilizar durante tres años o más (sí, leíste bien, ¡tres años!), lo que nos permite ahorrar dinero, proteger el medio ambiente y también evitar el uso de productos con muchos químicos.

¿Qué es la interseccionalidad?

Seguramente más de una vez hayas escuchado la palabra interseccionalidad asociada al feminismo, pero ¿de qué se trata? En este artículo encontrarás la historia del concepto y cómo nos ayuda a pensarnos como feministas.

Selpink: la colaboración musical que no sabías que necesitabas

El k-pop ya es una sensación internacional, ¡y acá en Uruguay nos tiene encantadas! Por eso, cuando BlackPink anunció un nuevo sencillo llamado «Ice Cream» (helado, en español) gritamos de emoción.

¿Qué es la revictimización y cómo podemos evitarla?

Muchas veces se habla de que es importante denunciar en la Justicia los casos de acoso, abuso y violencia que vivimos las mujeres, pero obviamos algo muy importante: la revictimización.

Share This