fbpx
Foto de la Kira

Hoy te presentamos: Kira trecedoce

Kira es una rapera y cantante uruguaya que ha estado militando en el mundo under del hip hop y que hace música que ella denomina “híbrida”. Esto lo siente porque rapea sobre ritmos que entiende como originarios de las periferias, tales como el reggaeton, el funk carioca o el trap.

“En su origen ha sido súper despreciado y, en realidad, es un sonido autóctono de acá de Latinoamérica. Me parece alucinante, me encanta bailarlo, lo siento en el cuerpo, siento que libera las trabas que tenemos también en nuestra corporalidad”, nos cuenta Kira.

Además, Kira llena su música con un potente mensaje político, donde habla desde un feminismo interseccional con base antifascista: “para mí ahí está la diferencia; estoy haciendo un reggaetón, pero estoy hablando contra la policía, o estoy haciendo un funky, pero estoy hablando de feminismo”.

Hacer política con música

Comenzó a escribir en su preadolescencia, cuando tuvo un ”despertar crítico” que la hizo ver las injusticias sociales que la rodeaban: “empecé a medio que desilusionarme del mundo; de repente, cuando une es niñe, como que parece que está todo bien, o no sé, viste cómo en general no tenés tanta perspectiva de la sociedad”.

Esta nueva perspectiva le fue llegando en parte gracias a la música que escuchaba. “En esa época escuchaba mucho punk y era un mensaje súper antiautoritario, y a mí eso me encantaba. El sonido agresivo, la fuerza, esa protesta que se generaba y que a mí me llegaba información gracias a eso”.

Su inquietud y un sentido de rebeldía al “hablar de lo que no debería” la llevó a la escritura. Encontró un espacio donde poder desahogarse de las cosas que veía que estaban de menos y sobre las que sentía que la gente era indiferente. Entonces, el arte terminó por convertirse en una herramienta política. La música logra “llegar a todos los públicos, llegar a cualquier persona, indiferente de tu identidad, de tu región, de tu etnia, de tu todo, es como un lenguaje universal”, reflexiona.

El anarquismo y el feminismo

Kira es una activista antiautoritaria y por eso se identifica con el anarquismo, postura política que critica al poder en todos los niveles. A Kira le interesa especialmente la crítica al poder en un nivel micro, como cuando hay diferencias en las relaciones sexoafectivas o las amistades.

“Cuando se establece una jerarquía, para mí ya algo anda mal. No sé, como siempre tuve esa postura bastante antiautoritara”, dice, para explicar por qué ella no concibe el anarquismo sin feminismo.

“Soy hija de las brujas que quemaste en tu hoguera”

Antes de comenzar su carrera como solista, Kira formaba parte de un dúo llamado Ruda 1312, con una compañera. En 2015 compusieron “Ataca”, la primera canción en la que trabajaron juntas y que Kira compuso desde un “despertar al feminismo”.

Aunque ya había tenido un acercamiento al feminismo, a través de las bandas de punk de los 90 que desafiaban estereotipos de género, este nuevo encuentro con el movimiento fue más vivencial. Kira nos contó que durante cinco años vivió una relación tóxica donde sufrió diferentes niveles de violencia y que la hizo perder parte de su individualidad.

Esa dolorosa experiencia, que vivió pese a tener una postura feminista, la hizo prestar atención a las mujeres de su familia: su madre, su abuela, sus tías… y se dio cuenta de que ellas también habían sido atravesadas por el patriarcado, y esto la llevó a escribir “soy hija de las brujas que quemaste en tu hoguera”, como contrapartida al conocido canto de “somos las nietas de todas las brujas que nunca pudieron quemar”.

Kira entiende que todas fuimos de alguna forma quemadas por el patriarcado y que por eso estamos acá resistiendo. “Las brujas de mi familia sí fueron quemadas, bastante, porque tengo a mi abuela que se casó con un tipo mucho más grande que ella. Ella era prácticamente una adolescente; se embarazó, tuvo como nueve hijos y un montón de abortos. O sea, ella quería estudiar: apenas terminó la escuela, no pudo hacer el liceo porque en ese momento no había donde vivía. También [era] de un pueblo chico en el que lo que estás destinada a hacer como mujer es casarte, ser ama de casa, criar los hijos. Ella, por suerte, como con cuarenta años, se dio cuenta y se separó. Se liberó un poco de eso, pero ella fue marcada. Ella nunca pudo estudiar, nunca tuvo una profesión, una independencia económica. Una tipa re inteligente que salió adelante, pero ¿cuántas no? ¿Cuántas tuvieron que sufrir la obligatoriedad del matrimonio, con violaciones consensuadas, estando a disposición del hombre, teniendo que dar hijos y que complacer?”, relata.

¿Qué más hay?

Aunque desde el 2019 Kira tiene un proyecto solista, ella explica que este tiene mucho de Ruda 1312. Con la intención de profesionalizarse, está componiendo y grabando para un nuevo disco que le permita explorar esta nueva faceta, más allá de que ama las canciones que la vienen acompañando desde hace años.

También se encuentra trabajando en dos proyectos que integra. Uno es Jadeo, un colectivo de fiestas donde se intenta generar un espacio libre de acoso y discriminación, en donde las personas puedan ir a bailar como quieran, con las ropas que deseen, sintiéndose en un espacio seguro de amor y contención. El otro es Soona, colectivo de mujeres y disidencias del rap, armado el año pasado con la finalidad de dejar de lado la competencia entre mujeres y generar una plataforma para dar a conocer un montón de pibis jóvenes que están comenzando en el rap.

A lo largo del mes de marzo, sacaron tres cyfers, que son los primeros realizados íntegramente por mujeres y disidencias en el Uruguay:

Octavia Flor

Foto: @graxcamila

Share This