fbpx
Con la ingeniera eléctrica, por favor

Con la ingeniera eléctrica, por favor

27 Ago 2018 | Conversemos

Los celulares que utilizamos, el satélite que orbita en este momento en el espacio, las computadoras, las redes de transmisión de UTE, la música electrónica que bailamos sin parar, las radiografías, los marcapasos: en todo está la eléctrica. Su aplicación es tan cotidiana que ni la notamos, y su campo de divulgación es tan chico que ni nos enteramos.

Para romper las barreras que nos alejan de ese mundo hablamos con Carolina Allende, estudiante de Ingeniería eléctrica; ella ha participado activamente durante muchos años en proyectos de divulgación para acercar la ciencia a quienes no la estudian: “Me metí en todo proyecto que encontré para sacar el estigma de que somos unas cosas intocables que están allá arriba. Todos empezamos igual, nos dimos la cabeza contra la pared 700 veces estudiando algo, llegamos a donde estamos porque nos apasiona lo que estudiamos”.

Conversamos con Carolina para saber más sobre ingeniería, qué lugar tienen las mujeres, ¡y que nos cuente del premio que ganó!

Marie Curie… y por ahí quedamos

No hay que ganar un Nóbel para ser científica. Carolina explica que hubo, hay (y ojalá siga habiendo) muchas mujeres que dediquen su vida a la ciencia. El problema es que fueron invisibilizadas (algunas de forma explícita, luego de que sus descubrimientos fueron robados por hombres, como es el caso de Rosalind Frankilin y la doble hélice de ADN).

Reproduce una charla que dieron participantes de Bardo científico en facultad: “Le decían a la gente que pensara en científicos, después en científicos mujeres, y ahí les hacían borrar a Marie Curie de la lista. Todo era silencio. Nadie decía ‘vos’ y señalaba a una compañera, por ejemplo”.

¡Hay muchas mujeres trabajando en el ámbito científico! En este momento, en Uruguay, se dedican a eso. ¡Y vos podrías estudiar lo mismo!

Nadie cierra la puerta, ¿pero cómo está la cosa adentro?

Carolina dice que hay muchos prejuicios alrededor de las carreras de ingeniería (y de las ciencias en general). Ha escuchado personas que dicen que la discriminación de género en ingeniería no existe porque “nadie te cierra la puerta cuando querés entrar”. El problema es que, una vez dentro, las diferencias se hacen sentir: y que sean invisibles sólo las hacen más difíciles de erradicar.

“A veces los prejuicios no aparecen de primera. Ahora, cuando te empezás a trancar en la carrera (porque siempre hay materias que funcionan como filtro, en todas las áreas) empiezan las dudas. A mí me trancó una materia re difícil en Eléctrica y me dijeron que capaz no me daba la cabeza para eso. Y es cualquiera. Estoy a ocho materias de recibirme. Cursé tres años. Por supuesto que la cabeza me da; trancarme no significa nada. Esos comentarios siempre son un tema de género”, dice Carolina, que está cada vez más cerca de tener el título en la mano.

Para Carolina hay una brecha enorme entre el estudiante promedio de liceo y la exigencia de la Facultad de Ingeniería, pero eso es porque la base es mala, ni ahí es un tema de género. Si pensás que no te da la cabeza para estudiar estas carreras, ¡date la chance! No estás mal vos, no tenés un problema, no sos incapaz . ¡Podés estudiar lo que te gusta!

Ingeniería en computación e Ingeniería eléctrica son las dos carreras con menor número de mujeres matriculadas (todas las ingenierías son distintas, no existe “la ingeniería” como tal), la proporción de mujeres en las cátedras es muy chica en comparación con los hombres, “se nota que las gurisas no llegan”. Es un ambiente súper masculino; a veces esas carreras ni siquiera aparecen como opción para gurisas cuando están terminando el liceo. Carolina quiere cambiar eso.

¿Qué importa el color de los cables? ¡Tremendo robot!

Hace dos años Carolina se sumó a un grupo de 20 mujeres (entre docentes y estudiantes) que querían realizar talleres de eléctrica y computación para adolescentes mujeres: pensados por mujeres, dictados por mujeres, para mujeres.

Carolina cuenta que cuando publicaron en el grupo de Facebook de estudiantes de Eléctrica lo que querían hacer, alguien les comentó, burlándose: “Les van a dar cables rosados”. Bastante prejuicioso, ¿no? Las puertas están abiertas… pero después hay que enfrentarse a estas cosas.

“Fue mucho trabajo, pasamos noches enteras probando los sistemas, soldando, arreglando”, dice Carolina sobre la experiencia, que terminó en tremendos talleres con gurisas de muchas instituciones participando. No se necesitaba ningún conocimiento previo, la idea era acercarse y conocer un poco de qué se trata el tema, aprender de forma divertida.

Los talleres eran cuatro, dos de computación (en los que hacían funcionar un robot) y dos de eléctrica (uno que también tenía un robot y otro en el que conectaban un circuito que se comunicaba con luces y hacía cosas re divertidas): “había cero presión, ellas probaban y nosotras las ayudábamos si necesitaban, pero las cosas las hacían ellas siguiendo la hoja de instrucciones”.

Las jornadas estuvieron re buenas, y a Carolina también le demostraron que muchos prejuicios siguen vigentes: “Había gurisas que me decían que no les daba la cabeza para eso, que yo podía hacerlo porque sabía, y les expliqué que era igual que ellas pero me había dado la cabeza contra la pared seis años estudiando. Otras hablaban de quien era mi profesora y decían que ella podía porque era nerd (por usar lentes). No, ella sabe porque es la profesora. Todo eso sigue existiendo como idea instalada y la queremos cambiar”.

A través de esta experiencia el grupo busca acercar su campo de estudio a las jóvenes, mostrar que existe, que lo prueben, que lo tengan como opción, y que si lo rechazan, sea porque no les gusta, no por desconocimiento o por prejuicio.

El año pasado el taller se repitió, y se anotó tanta gente ¡que casi no les dan los lugares! Es que armar un robot suena re divertido, ¿o no?

El premio

Algunas docentes de Computación nominaron a este grupo de mujeres y su taller “Niñas en las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación)” al premio latinoamericano y del Caribe Frida. Este reconocimiento apoya proyectos que generen impacto social a través de algún contenido tecnológico y que signifiquen innovar en algún campo.

El premio consiste en una suma de dinero que el grupo piensa utilizar para mejorar la experiencia el año que viene. Quieren llegar a más gurisas, cubrirle el viaje a las que quieran venir del interior, mejorar la tecnología que utilizan en las jornadas. “Existimos y queremos hacer el cambio que nos gustaría haber vivido a nosotras”, dice Carolina.

¡Estamos re contentas por ellas! Queremos más mujeres estudiando lo que desean sin miedo a lo que pueda decir el resto, o creyendo que no son suficientemente inteligentes: porque todo eso es mentira.

Quiero ir yaaaaaa

Si te copa la idea, agendate el cuarto jueves de abril de 2019, Día Internacional de las niñas en las TIC, porque se vienen más talleres en la Facultad de Ingeniería.

La inscripción es gratuita a través de un mail. Carolina dice que les importa mucho que no vayan obligadas, que sea porque quieren probar y ver qué hacen, incluso si no saben de qué se trata o no están seguras de qué quieren estudiar.

Se puede asistir desde una institución con algún mayor a cargo, que no tiene por qué ser profe de materias de ciencias. Incluso pueden asistir por su cuenta, pero siempre con algún adulto que las acompañe.

Pero si no aguantás tanto, esta semana en el Atrio de la Intendencia, del martes 28 de agosto al sábado 1° de septiembre, se llevará a cabo “Latitud ciencias” de la mano de la Facultad de Ciencias (UdelaR). Habrá puestos de cada rama de la institución y gente dispuesta a informar y charlar con estudiantes de escuela y liceo. Es una experiencia didáctica para que quienes asistan entiendan de primera mano de qué va la cosa. ¡Agendátelo!

Cachi Vivo y escribo, por eso a veces se me mezclan. Enamorada de las palabras y su forma de construir realidades. Ya dijo Galeano que estamos hechos de historias. Cuando me pierdo, voy a buscarme entre las olas.

Ilustradora: Ini Müller

El silencio es cómplice; algunas palabras también

EditorialHarta regresó de un breve descanso del mundo virtual, pero no de su acción política. En los últimos días seguimos junto al Encuentro de...

Cómo revivir tu ropa negra (o mandar cualquier prenda al lado oscuro)

Como ya te contamos, el mundo vive una crisis ambiental en la que desechamos ochocientos millones de kilos por año solo en Europa. Por eso, te...

Hablemos de doxing

Todes tenemos un montón de información personal dispersa en el universo de Internet, nos demos cuenta o no. No toda esa información es privada, sino...

Sola me gusto

Larissa y Nazareth son amigas y socias. Son las cofundadoras de Sola me gusto, un proyecto que comenzó en Barcelona en el año 2017 y en el que...

¿Conocés #KuToo?

El movimiento japonés en contra del uso obligatorio de tacos en espacios laborales #KuToo nace del juego de las palabras japonesas kustu (zapatos) y...

Tips para sobrevivir a las fiestas, siendo la única feminista en mi familia

Los encuentros familiares en las fiestas no siempre son agradables, sobre todo si estás metida fuertemente en la militancia feminista y tu entorno...

¿Cómo sobrevivo a las fiestas si soy la única feminista en mi familia?

Cada vez que empieza diciembre, el calor nos sofoca, el tránsito se hace imposible, los ómnibus están siempre repletos... además, las pruebas,...

Ser mujer y migrante en el Uruguay

Este artículo es parte de una serie de entrevistas a mujeres migrantes, en el marco del día internacional del migrante, 18 de diciembre. ¿Qué...

Una depilación que nadie pidió

El Photoshop de los pelos de la cantante Rodra Y así, como quien no quiere la cosa, se nos vino arriba diciembre. Terminó el liceo, algunas estamos...
Share This