fbpx
Panteón rodeado de llamas

Humanidades: una orientación reprimida

ATENTI: Este artículo tiene lenguaje inclusivo*

El presidente brasileño Jair Bolsonaro anunció recientemente algunos cambios en el sistema educativo de su país: planea dejar de invertir en áreas humanísticas porque no generan un retorno económico a la sociedad. ¿Te interesa saber más?

Bolsonaro aseguró a fines de abril que el Ministerio de Educación de Brasil analiza “descentralizar la inversión en facultades de Filosofía y Sociología” en favor de otras carreras que generen “empleo y renta”.

En su opinión, las carreras humanísticas no generan un retorno suficiente a la sociedad. Por esto mismo, el gobierno planea reducir también las becas científicas para las carreras humanísticas. Esta había sido una de sus promesas de campaña.

Lo científico-tecnológico contra “lo que no sirve de nada”

En un mundo positivista y capitalista, con la mirada siempre hacia el progreso y la evolución, muchas veces se desestima aquello que nos hace humanos. Quizá no lo sepas, pero la filosofía es la madre de todas las ciencias. Sin su espíritu crítico y su cultivación de preguntas, todos los “avances” de la modernidad no existirían.

Medidas como las propuestas por Bolsonaro intentan dejar de lado todo aquello que nos hace diferentes, que nos hace cuestionar el mundo que nos rodea, para ubicarnos en un statu quo que nos moldea y convierte en un ladrillo más de una pared ordenada y perfecta.

Pero no somos perfectes. No somos arcilla que pueden moldear a su gusto. No hay que caer en el utilitarismo, en las ganas del sistema de normativizar cada uno de nuestros movimientos.

Llevará tiempo y llevará trabajo, pero no estamos soles y no nos vamos a callar. Porque la creatividad de las letras nunca se nos va a arrebatar. Y aunque nos prohíban todas las puertas, caminos y recursos, como dijo nuestra querida Virginia Woolf: “no hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente”.

 

    Rocío Techeira 

    Me apasiona la filosofía, si hay algo que no tolero son las injusticias. Amo leer, escribir y crear teorías en mi mente. Luego de entender que el feminismo me liberó, mi meta se convirtió en transmitírselo a los demás.

    Ilustración:  Lía

    Este artículo fue ilustrado por una integrante de nuestro equipo de colaboradoras fijas. ¡Sumate vos también! Acá podés encontrar un formulario para ponerte en contacto con nosotras.

    En este artículo:

    política 

    Share This