fbpx
Hoy te presentamos: Rosalind Franklin

Hoy te presentamos: Rosalind Franklin

29 Oct 2018 | Hoy te presentamos

¿Alguna vez escuchaste hablar de Rosalind Franklin? Una científica que hizo descubrimientos increíbles, pero fue injustamente ninguneada por sus compañeros. ¡Te cuento su historia!

El origen de Rosalind

Rosalind Elsie Franklin (1920 – 1958) fue una química y cristalógrafa inglesa cuyas investigaciones fueron primordiales e irremplazables para el descubrimiento de la estructura del ADN.

Rosalind provenía de una familia judía de buena posición económica y que se dedicaba a la banca desde hacía varias generaciones. Recibió su educación en colegios de muchísimo prestigio, donde se destacó en absolutamente todas las áreas. Aprobó el examen de ingreso en el Colegio Newnham, en Cambridge, para estudiar ciencias experimentales y lo que a ella más le interesaba: química. Esto le trajo problemas con su padre, que le quitó el respaldo económico, pero una de sus tías paternas decidió apoyarla y pagarle sus estudios.

El trabajo y el machismo

Rosalind se graduó en física y química en 1941 y ayudó con sus investigaciones al gobierno durante la Segunda Guerra Mundial. Su trabajo fue muy importante y le permitió defender su tesis doctoral en 1946. También refugió y ayudó a varios científicos que huyeron de la guerra, y fue una de estas, Adrienne Well, quien la orientó en su tesis y la animó a viajar a Francia para trabajar en el Laboratorio Central de Servicios Químicos del Estado.

Allí, Rosalind se encontró con un grupo de trabajo muy dinámico, abierto y sin un entorno abiertamente masculino y machista como al que estaba acostumbrada en Londres. Fue en ese lugar donde aprendió la técnica de difracción de rayos X en la que se convertiría en una experta y luego aplicaría a la molécula del ADN.

En 1951, volvió a Inglaterra y consiguió un puesto en el King’s College, donde el director, John Randall, le pidió que estudiara la estructura del ADN.  Rosalind se encontró en un ámbito esencialmente machista, donde ni siquiera tenía permitido tomar un café en la sala de profesores como el resto de sus colegas, solo por ser mujer.  Allí se trataba con respeto al personal femenino, pero se les dejaba en claro que nunca alcanzarían el status del personal masculino.

Está en el ADN

Durante su trabajo en el King’s College, Rosalind mejoró el aparato para obtener imágenes con ADN, modificó el método y obtuvo fotos con una nitidez sin precedentes, junto a su ayudante Raymond Gosling. Ese mismo año, dio una charla para exponer sus descubrimientos a sus colegas. Entre los presentes se encontraban Watson y Crick, dos científicos que también estaban interesados en la estructura del ADN y que fueron invitados por Wilkins, un colega con el que Rosalind no se llevaba especialmente bien. En los siguientes meses, Wilkins les fue enseñando las imágenes que Rosalind iba consiguiendo, entre ellas la famosa imagen número 51.

Cansada de sus idas y vueltas con estos tres científicos debido a la fotografía 51, y cansada también del ambiente del King’s College, Rosalind se trasladó al Birbeck College en 1953. Allí,  enfocó su trabajo en los virus, específicamente en los del mosaico del tabaco y en el de la polio, trabajos que hasta el día de hoy siguen siendo citados. En 1956, se sintió mal durante un viaje y le diagnosticaron cáncer de ovario: murió dos años después, con tan solo 37 años.

La gran olvidada del Nobel

En 1962, cuatro años después de la muerte de Rosalind, los científicos Crick, Watson y Wilkins recibieron el Premio Nobel por sus descubrimientos sobre la estructura del ADN. Aunque la base de su investigación fueron los descubrimientos de Rosalind, no la mencionaron en el discurso de aceptación y la Academia tampoco la tuvo en cuenta desde un principio.

A Rosalind no solo la invisibilizaron, sino que también le crearon una mala fama, pues Watson publicó sus memorias en el libro La doble hélice, donde describe muy mal a Franklin, casi insultándola. Curiosamente, esto provocó que muchos biógrafos se interesaran en ella e investigaran su papel en este fundamental descubrimiento.

Colaboradora: Lulu Rowell
Este artículo fue escrito por una colaboradora externa al equipo de Harta. ¡Sumate vos también! Acá podés encontrar un formulario para ponerte en contacto con nosotras para que publiquemos tus palabras.
Ilustración: Clara

Libertad de expresión y discursos de odio

Hace tiempo que venimos siendo testigos de este tipo de dinámicas: alguien tira un comentario misógino, racista, homofóbico o discriminatorio, otra...

5 mitos sobre alimentación que no tenés que creer

El mundo de la nutrición es muy amplio… Casi todos los días salen estudios científicos que aseguran cosas complejas y absurdas sobre lo que comemos....

Hablemos de privilegios

“A mí nadie me regaló nada”, “yo me hice desde abajo”, “es mérito propio y nada más”. ¿Te suena? Seguramente lo hayas escuchado de algún empresario...

¡Harta cumple un año!

[Editorial]Harta cumple un año de vida y todas las que participamos de esta revista estamos muy contentas. Este fue un año intenso: hace exactamente...

¡La visibilidad nos empodera!

El 7 de marzo se celebra el Día de la Visibilidad Lésbica en Argentina. ¿Qué es esto? Un día destinado a visibilizar el papel que ocupan las...

Estoy embarazada… ¿qué hago con el liceo?

“Ya hace muchos días que las mañanas no son fáciles. ¿Qué digo las mañanas? Cada hora del día. Hace un par de semanas que me enteré y se está...

Expresándonos sobre la marcha

[Editorial]Para celebrar el primer aniversario de Harta, invitamos a nuestras lectoras a un taller de carteles para marchar el 8 de marzo. Los...

Harta lectura: naves espaciales y cyborgs

Seguro que somos varias las que estamos cansadas de ver por ahí que “la ciencia ficción es para los varones” o que “no es lugar para mujeres”....

La gordofobia y yo

“La gorda no encara en clase de gimnasia”. “Mirá cómo come el almuerzo la gorda”. “Está desesperada por un novio, porque es gorda y nadie la toca”....
Share This