fbpx
Ser hetero no es diverso

Lo hetero no es diverso

[Por qué la heterosexualidad no forma parte de la diversidad sexual]
[Opinión]

29 Jun 2018 | Conversemos

Cada vez que se conmemoran fechas importantes para los movimientos LGTBI+, como el Día internacional del Orgullo LGTBI+ o la Marcha de la Diversidad, veo en las redes (y en muchas publicidades) que se incluye a la heterosexualidad como parte de la diversidad sexual, aunque no lo sea.

¿A quiénes abarca el término LGBTI+?

La sigla fue acuñada en los 90 para representar en forma colectiva a las lesbianas, gays, bisexuales y personas trans en la lucha por la igualdad de derechos. Luego se incluyó a los y las intersexuales. Actualmente, se le han añadido letras a la sigla en representación de otras orientaciones sexuales o expresiones de género que también son discriminadas o invisibilizadas, como la A por asexualidad o la Q por queer.

¿Por qué la H no está en la sigla?

La heterosexualidad es la norma. Esto quiere decir que históricamente se la ha considerado como normal o natural y a todo lo distinto como anormal, como algo a modificar o castigar. Nunca fue un delito ser heterosexual. Siempre pudieron casarse en las iglesias y contraer matrimonio para el Estado. Nunca les prohibieron adoptar hijos ni les han pegado en la calle por besarse con su pareja. Nunca sufrieron violaciones para “corregir” su orientación sexual ni fueron asesinados por odio a esta. Y sobre todo: no son asesinados ni condenados a pena de muerte por sus deseos sexuales.

Los gobernantes heterosexuales LGTBI+fóbicos y quienes los apoyan son los responsables de la desigualdad y de la falta de derechos para todas las personas disidentes.

¿De dónde surge lo de Orgullo LGTBI+?

La madrugada del 28 de junio de 1969, en Nueva York, la Policía y el Escuadrón de la Moral Pública (sí, así como lo leés) ingresaron al bar Stonewall para detener a las personas gays, lesbianas, trans u “ofensores sexuales” (como les llamaban) que estuvieran allí.

Era algo habitual. En ese momento ser homosexual, bisexual o transexual en Estados Unidos era un crimen, y además estaba catalogado como enfermedad psiquiátrica.

Esa noche, por primera vez, las personas que estaban en el bar se rebelaron contra el arresto y la represión policial. Más adelante esto se conocería como los disturbios de Stonewall, que marcaron un antes y un después en la lucha por los derechos de las personas LGTBI+.

Desde entonces se ha avanzado bastante, pero 72 países aún criminalizan las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo (hasta con cárcel) e inclusive en 8 países se pueden castigar con pena de muerte.
¿Te imaginás ir presa por darle un beso a tu pareja?

¿Cómo puedo acompañar la lucha si soy hetero?

  • Primero y principal: escuchar a quienes te rodean. Bancale la cabeza a tu amiga que aún no pudo salir del clóset o que tiene miedo de contarles a sus padres que es lesbiana.
  • No hagas chistes “de putos” ni los compartas en las redes.
  • Ayudá a que se escuchen las voces silenciadas: retwitteá o compartí estados de miembros del colectivo LGTBI+. Solo quienes viven en carne propia la opresión pueden contar cómo funciona o decir qué cambios necesitan.
  • Respetá los espacios generados para las disidencias como la Marcha de la Diversidad: acompañá sin adueñarte de una lucha que no es tuya.

Haciendo todo esto desde tu posición de heterosexual ¡ya estás ayudando mucho al movimiento!

Pero no nos olvidemos: la diversidad sexual hace referencia a las personas que viven fuera de la norma. ¡Lo hetero no es diverso!

Rory B.

Fan de Harry Potter, los tatuajes y los gatos. Científica joven con el alma en el interior y el cuerpo en Montevideo. Aún no puedo decidir qué me gusta más: el té o el café.

Ilustración: Nat

Mirá cómo nos ponemos

[Opinión] Yo a veces vivo en un táper, es cierto, pero la primera vez en mi vida que oí hablar de Juan Darthés fue cuando Calu Rivero vocalizó las...

¡Que vivan los emprendimientos de mujeres!

Cuando pensamos en comprar regalos, o algo para nosotras, siempre nos basamos en las mismas tiendas, en la publicidad que recibimos a diario, y no...

Sí, no, cuál y cuándo: el mundo del soutien

Ah... el mundo de los soutienes. No sé a vos, pero a mí siempre me generó más dudas que certezas. ¿Uso o no uso? Si uso, ¿qué tipo elijo? ¿Qué talle...

La popularidad los salvará: el caso de Rodrigo Eguillor

Hay un dicho que enseña a "escuchar las dos campanas" antes de juzgar. Es muy útil cuando sentimos que una persona actuó mal, porque solemos suponer...

Declaración Universal de Derechos Humanos: #DocumentosQueSí

El 10 de diciembre es el Día Internacional de los Derechos Humanos. Pero ¿por qué es importante? Hace exactamente setenta años, el 10 de diciembre...

¿Hacer dieta? ¡Mejor cuidarse!

Llega el verano y empieza el bombardeo, en revistas, publicidades y redes sociales, de dietas que ofrecen bajar muchos kilos en muy poco tiempo....

Feminista, ¿no femenina?

[Opinión] Últimamente se está viendo por muchos lados la expresión “soy femenina, no feminista”, que da a entender que las mujeres hemos perdido...

El juicio a Dalas Review: un caso de justicia frente a abusadores

YouTube es una red social inmensa y seguro que vos la usás: para escuchar música, buscar cómo hacer algo o seguir a la infinidad de youtubers que...

Harta lectura: hablemos

Hay muchos temas de los que no se habla. Muchos tabúes que callamos o que comentamos en voz baja. Cosas que escuchamos de pasada, porque no las...
Share This