fbpx
Ser hetero no es diverso

Lo hetero no es diverso

[Por qué la heterosexualidad no forma parte de la diversidad sexual]
[Opinión]

29 Jun 2018 | Vos y el mundo

Cada vez que se conmemoran fechas importantes para los movimientos LGTBI+, como el Día internacional del Orgullo LGTBI+ o la Marcha de la Diversidad, veo en las redes (y en muchas publicidades) que se incluye a la heterosexualidad como parte de la diversidad sexual, aunque no lo sea.

¿A quiénes abarca el término LGBTI+?

La sigla fue acuñada en los 90 para representar en forma colectiva a las lesbianas, gays, bisexuales y personas trans en la lucha por la igualdad de derechos. Luego se incluyó a los y las intersexuales. Actualmente, se le han añadido letras a la sigla en representación de otras orientaciones sexuales o expresiones de género que también son discriminadas o invisibilizadas, como la A por asexualidad o la Q por queer.

¿Por qué la H no está en la sigla?

La heterosexualidad es la norma. Esto quiere decir que históricamente se la ha considerado como normal o natural y a todo lo distinto como anormal, como algo a modificar o castigar. Nunca fue un delito ser heterosexual. Siempre pudieron casarse en las iglesias y contraer matrimonio para el Estado. Nunca les prohibieron adoptar hijos ni les han pegado en la calle por besarse con su pareja. Nunca sufrieron violaciones para “corregir” su orientación sexual ni fueron asesinados por odio a esta. Y sobre todo: no son asesinados ni condenados a pena de muerte por sus deseos sexuales.

Los gobernantes heterosexuales LGTBI+fóbicos y quienes los apoyan son los responsables de la desigualdad y de la falta de derechos para todas las personas disidentes.

¿De dónde surge lo de Orgullo LGTBI+?

La madrugada del 28 de junio de 1969, en Nueva York, la Policía y el Escuadrón de la Moral Pública (sí, así como lo leés) ingresaron al bar Stonewall para detener a las personas gays, lesbianas, trans u “ofensores sexuales” (como les llamaban) que estuvieran allí.

Era algo habitual. En ese momento ser homosexual, bisexual o transexual en Estados Unidos era un crimen, y además estaba catalogado como enfermedad psiquiátrica.

Esa noche, por primera vez, las personas que estaban en el bar se rebelaron contra el arresto y la represión policial. Más adelante esto se conocería como los disturbios de Stonewall, que marcaron un antes y un después en la lucha por los derechos de las personas LGTBI+.

Desde entonces se ha avanzado bastante, pero 72 países aún criminalizan las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo (hasta con cárcel) e inclusive en 8 países se pueden castigar con pena de muerte.
¿Te imaginás ir presa por darle un beso a tu pareja?

¿Cómo puedo acompañar la lucha si soy hetero?

  • Primero y principal: escuchar a quienes te rodean. Bancale la cabeza a tu amiga que aún no pudo salir del clóset o que tiene miedo de contarles a sus padres que es lesbiana.
  • No hagas chistes “de putos” ni los compartas en las redes.
  • Ayudá a que se escuchen las voces silenciadas: retwitteá o compartí estados de miembros del colectivo LGTBI+. Solo quienes viven en carne propia la opresión pueden contar cómo funciona o decir qué cambios necesitan.
  • Respetá los espacios generados para las disidencias como la Marcha de la Diversidad: acompañá sin adueñarte de una lucha que no es tuya.

Haciendo todo esto desde tu posición de heterosexual ¡ya estás ayudando mucho al movimiento!

Pero no nos olvidemos: la diversidad sexual hace referencia a las personas que viven fuera de la norma. ¡Lo hetero no es diverso!

Rory B.

Fan de Harry Potter, los tatuajes y los gatos. Científica joven con el alma en el interior y el cuerpo en Montevideo. Aún no puedo decidir qué me gusta más: el té o el café.

Ilustración: Nat

De túnicas y moñas

Seguramente de niñas hayamos tenido un montón de símbolos patriarcales [https://harta.uy/que-es-el-patriarcado/] en nuestro entorno. Pero en el plano escolar, ¿hay un símbolo más opresor que las túnicas con botones en la espalda, que nos quitaban toda autonomía cuando teníamos clases de gimnasia o cuando llegábamos a casa?

Violencia en el noviazgo… ¿entre nosotras?

Estamos en setiembre, el mes de los colores, el glitter y el orgullo. Pero en el marco del Mes de la Diversidad, en Harta queremos poner sobre la mesa un tema del que se habla poco: la violencia en las relaciones LGBT, especialmente entre mujeres.

Ser nómade en 2020: ¿se puede vivir viajando?

Seguramente la palabra nomadismo se te cruzó en alguna clase de la escuela o el liceo, asociada a ciertas tribus, como los charrúas, o a etapas tempranas de la civilización humana. Pero lo cierto es que las personas nómades nunca dejaron de existir.

¿El feminismo tiene color?

Llega cada vez más temprano a nosotras el feminismo, pero ¿es para todas? Hay muchos feminismos y se dice que es porque somos muchas y muy diferentes las mujeres que habitamos el planeta… ¿debería haber uno solo?

Belleza Química resuelve tus preguntas de cuidado de la piel

¡Hola! Soy Lucía, de Belleza Química, y hoy estoy para resolver algunas dudas que surgieron en el Instagram de Harta sobre el cuidado de la piel.

¿Qué onda con las toallitas de tela?

En estos últimos tiempos se ha puesto muy de moda el uso de toallitas menstruales de tela como alternativa ecológica de las desechables. Al ser de tela, se pueden lavar y reutilizar durante tres años o más (sí, leíste bien, ¡tres años!), lo que nos permite ahorrar dinero, proteger el medio ambiente y también evitar el uso de productos con muchos químicos.

¿Qué es la interseccionalidad?

Seguramente más de una vez hayas escuchado la palabra interseccionalidad asociada al feminismo, pero ¿de qué se trata? En este artículo encontrarás la historia del concepto y cómo nos ayuda a pensarnos como feministas.

Selpink: la colaboración musical que no sabías que necesitabas

El k-pop ya es una sensación internacional, ¡y acá en Uruguay nos tiene encantadas! Por eso, cuando BlackPink anunció un nuevo sencillo llamado «Ice Cream» (helado, en español) gritamos de emoción.

¿Qué es la revictimización y cómo podemos evitarla?

Muchas veces se habla de que es importante denunciar en la Justicia los casos de acoso, abuso y violencia que vivimos las mujeres, pero obviamos algo muy importante: la revictimización.

Share This