fbpx
No nos callan más

Cómo gritar «no nos callan más» sin correr riesgos

16 May 2018 | Conversemos

Capaz que has leído por ahí que “no nos callamos más”. De a poco, las mujeres nos estamos animando a hablar, estamos disipando los miedos. Campañas y hashtags como MeToo y Cuéntalo nos han dado fuerza para hablar de las violencias que casi a diario mujeres a lo largo y ancho del mundo hemos callado… hasta ahora.

Las redes sociales suelen ser la herramienta más cómoda, más a la mano y más democratizada para lograr el fin, que no es otro que poner en palabras las violencias que por tanto tiempo se han callado.

¿Cuál es el mejor camino?

Si sentimos que fuimos víctimas de algún tipo de violencia, acoso, abuso o violación, es importante que hagamos la denuncia por los medios legales que corresponden (¡enterate cómo!). Si bien sabemos que la justicia muchas veces no responde a los intereses de las víctimas, es el único camino que tenemos para hacer valer nuestros derechos con el apoyo del Estado.

De todas formas, si lo que queremos es simplemente alertar a nuestras compañeras sobre las conductas de algunos varones o relatar algunos hechos que hemos vivido, para terminar con el silencio, hoy te dejo algunos piques para hacerlo de manera segura.

¿Por qué usamos las redes sociales?

Las redes sociales son parte de nuestras vidas: a distintos niveles, estamos acostumbradas a compartir allí nuestra vida, cosas buenas y cosas malas. Por esto, es normal que a la hora de alzar nuestra voz recurramos a ellas como herramientas. Sea para desahogarnos o para ponernos en contacto con otras compañeras que han vivido experiencias parecidas, o incluso para alertar a otras mujeres, las redes sociales nos dan el medio perfecto, ¿verdad?

Muchas veces las situaciones que se relatan no son más que momentos incómodos vividos, donde el factor común es que de no haber sido mujeres, eso no nos hubiera sucedido. Un grito en la calle, una mirada invasiva, un comentario fuera de lugar, una opinión que no pedimos.

Otras veces, las violencias son mucho más graves y parten de varones a quienes podemos identificar.

¿Cómo hacerlo sin correr riesgos?

  • Nada de lo que pongamos en redes debe ser en tono acusatorio hacia alguien con nombre y apellido. Dados los últimos acontecimientos con algunos personajes famosos, todas pudimos ver que si acusamos a alguien en redes sociales, esa persona tiene el derecho a denunciarnos por el delito de difamación e injurias. Antes que todo, autocuidado.
  • Solo debemos hacernos cargo de nuestras propias experiencias. Si bien es cierto que cuando una se anima a hablar les da fuerzas a muchas, no podemos hacernos cargo de lo que cuentan nuestras compañeras. Apoyémonos entre todas, estemos ahí para contenernos, pero no somos responsables de lo que deciden hacer las otras.
  • No pongamos información personal de los varones de los que hablamos (teléfono, mail, dirección). Difundir esta información es contraproducente y no suma a nuestro relato. Si el fin es contar experiencias o alertar a nuestras compañeras, pensemos si estos datos son realmente útiles o no. Y si no lo son, su difusión nos puede traer serios problemas legales.
  • Si nos llega una intimación legal de parte del varón para que borremos la publicación, borrémosla. La semilla ya está sembrada. Ya se dijo de él lo que había que decir, las compañeras ya están alertadas. Lo mejor es desmarcarse con la satisfacción del deber cumplido. Cuidémonos. No nos sirve una mujer perseguida por la justicia, la queremos libre y en la calle.

Lo mejor es dejar la publicación unos días y borrarla. Aunque no haya ocasionado ninguno de los problemas anteriores, estas cosas suelen ser bombas de tiempo.

Recordemos que la lucha es colectiva, que estamos para cuidarnos y que juntas somos poderosas.

Ese

Este artículo fue escrito por una colaboradora externa al equipo de Harta. ¡Sumate vos también! Acá podés encontrar un formulario para ponerte en contacto con nosotras para que publiquemos tus palabras

Ilustración: Lía

Las caras asiáticas de la lucha contra la explotación sexual

¿Alguna vez escuchaste hablar sobre las mujeres de consuelo o mujeres de solaz? Así se les llama a las esclavas sexuales que torturó el Imperio japonés durante los años de la guerra del Pacífico.

Hoy en día son símbolos contra la explotación sexual y cuentan las graves aberraciones cometidas por los soldados japoneses, hechos que marcaron una etapa oscura para el sudeste asiático y que generan fricciones hasta el día de hoy.

A dos años de la ley: conociendo el activismo de las personas trans

Hace dos años, pañuelos amarillos en todo el Uruguay ondearon celebrando una gran victoria para el colectivo trans: en octubre de 2018 se aprobó la Ley Integral para Personas Trans. Fueron más de dos años de discusiones y revisiones, hasta que la Ley Trans empezó a valer y, con ella, varias garantías de derechos para la comunidad trans que van desde vivienda, educación, salud, trabajo e incluso reparación por violencia institucional.

Señales para saber si una amiga está sufriendo un trastorno alimenticio

Como explicamos en artículos anteriores, los trastornos alimenticios son enfermedades mentales en las que lo que se ve alterado es el vínculo con la comida, y es a través de eso que quienes lo sufren expresan lo que les pasa detrás (cosas que no fueron dichas por temor, por vergüenza, por no tener con quién hablar, por situaciones de violencia, entre otras).

5 consejos para aprender idiomas

¿Estás con ganas de aprender algo nuevo, pero no pegás un paso de baile y la poesía o los deportes no son lo tuyo? Entonces ¡aprendé un idioma!

Conviviendo con la ansiedad

Volvieron las clases presenciales y las actividades diarias de la “normalidad” y, con su llegada, surgen diferentes sentimientos. Además de alegrarte por ver a tus amigas, disfrutar del aire libre y el regreso presencial a actividades físicas y recreativas, es normal sentir nerviosismo por volver a la rutina, inquietud de cómo funcionará todo (por ejemplo, el manejo de las nuevas prácticas que trajo consigo el coronavirus como la distancia social y uso del tapabocas), así como también la presión de rendir en el liceo y otros múltiples factores personales que pueden afectarte y se ven potenciados en esta situación tan particular.

Skam: una mirada con nuestros ojos

¿Cuántas veces empezaste a mirar una serie y las protagonistas eran 15 años más grandes que vos, tenían la piel sin ningún rastro de acné y sus problemas no eran los que te estaban pasando a vos y a tus amigas? ¿Cuántas veces pensaste: “estas personas que están en la televisión no me representan”?

Violencia en el noviazgo… ¿entre nosotras?

Estamos en setiembre, el mes de los colores, el glitter y el orgullo. Pero en el marco del Mes de la Diversidad, en Harta queremos poner sobre la mesa un tema del que se habla poco: la violencia en las relaciones LGBT, especialmente entre mujeres.

De túnicas y moñas

Seguramente de niñas hayamos tenido un montón de símbolos patriarcales nuestro entorno. Pero en el plano escolar, ¿hay un símbolo más opresor que las túnicas con botones en la espalda, que nos quitaban toda autonomía cuando teníamos clases de gimnasia o cuando llegábamos a casa?

Ser nómade en 2020: ¿se puede vivir viajando?

Seguramente la palabra nomadismo se te cruzó en alguna clase de la escuela o el liceo, asociada a ciertas tribus, como los charrúas, o a etapas tempranas de la civilización humana. Pero lo cierto es que las personas nómades nunca dejaron de existir.

Share This