fbpx
Foto de gramajo

Comida “de sábado”: gramajo vegano

9 Jun 2020 | Hacelo vos misma

Si alguna vez pensaste, como yo, que al hacerte vegana no ibas a poder volver a comer gramajo (o que en el caso de probarlo la culpa te iba a ganar), esta receta es para vos.

¿Qué lleva?

  • 4 papas (medianas a grandes).
  • Medio morrón.
  • Una cebolla.
  • Una lata de champiñones.
  • Aceitunas a gusto.
  • Harina de garbanzos.
  • Sal y pimienta.
  • Agua.

¿Qué preciso?

  • Sartén.
  • Tabla para picar.

¿Cómo se hace?

Empezá picando todo.

Tomate tu tiempo para cortar la papa finita y chica. La cebolla cortala en rodajas (corte juliana, me cuentan que se llama). Las aceitunas y el morrón, en rodajas o tiras. Tratá de que el morrón no te quede muy largo, así cuando toque sofreír se cocina junto con la cebolla en tiempos parecidos. Por último, abrí la lata de champiñones.

Primero freí las papas en una sartén con bastante aceite caliente. Hacelas de a tandas y, una vez prontas, ponelas sobre un plato o fuente con papel de cocina para que se absorba el exceso de aceite.

Una vez que tenés las papas, retirá el aceite del sartén: que quede solo una capa fina donde vas a poner a fuego lento a sofreir la cebolla y el morrón. Te recomiendo que le agregues un poco de sal para que transpire la cebolla y se cocine más rápido y más rico. Mientras esperás a que la cebolla se cocine (lo vas a notar porque va adquiriendo un tono doradito), poné en una taza o bol dos cucharadas de harina de garbanzos y ocho de agua y mezclá, para formar el sustituto del huevo. Dejalo apartado y ya lo tenés pronto para utilizarlo más adelante.

Cuando la cebolla esté pronta, agregá los champis y aceitunas. Unos dos o tres minutos después (no más), sumá las papas que tenías separadas y enseguida el “huevo batido”.

Mezclá todo, agregá sal (no mucha si pusiste aceitunas) y pimienta a gusto; después de un par de minutos más, retirá del fuego.

¡A servir!

Servilo en un plato. Podés comerlo solo o acompañado con alguna ensalada. Dependiendo del tamaño de las papas que elegiste, y de si decidís acompañar el gramajo, con estas cantidades pueden salir dos o tres porciones abundantes. A mí me encanta darme el gusto de acompañarlo con algún refresco (sí, lo siento, es una receta “pochivegana”).

Variantes

Si no tenés harina de garbanzos, ¡no pasa nada!

Seguí los mismos pasos pero sin la harina, y te aseguro que queda igual de rico. Las papas absorben los sabores de los demás ingredientes y queda para chuparse los dedos.

Tips

Para usar harina de garbanzos como sustituto del huevo en cualquier receta (gramajo, tortas, para empanar, etc), las proporciones son una cucharada de harina por cuatro de agua.

No te preocupes si las papas quedan un poco blandas después de freírlas; es normal ya que no fueron congeladas antes.

Podés hacerlo con papas precocidas de las que venden congeladas en el super, ¡pero! no queda tan rico y no van a quedar cortadas tan chicas como nos tiene acostumbradas el gramajo.

Dato irrelevante (o no)

Es la típica comida que me gusta denominar como “comida de sábado”. Tiene sus cositas nutritivas, pero la realidad que es bastante grasosa y perfecta para cuando buscamos comer algo NO sano.

Definitivamente no necesitamos derivados animales para conseguir una comida gustosa e ideal para una juntada.

Redactora: Caro R.

En este artículo:

recetas

Share This