fbpx
Corazón con un ojo y rodeado de signos de preguntas

¿Está mal festejar San Valentín si soy feminista?

[Opinión]

Se acerca la época de los chocolates, las rosas rojas y el amor. El 14 de febrero se festeja San Valentín, una festividad que celebra a los enamorados y tiene su origen en San Valentín de Roma (por ende, es una fiesta cristiana).

Mucho hablamos del amor romántico y de cambiar la forma de relacionarnos, así que capaz que te surge la pregunta de si está mal festejar San Valentín con tu pareja (o tus parejas) si sos feminista y construís tus vínculos desde otro lado.

Un poco de historia

Esta es una de las primeras fiestas que extendieron el cristianismo por todo el imperio romano. San Valentín casaba a soldados con sus damas en las cárceles del imperio cuando el cristianismo aún estaba prohibido. Claudio II se enteró, mandó a capturarlo y finalmente lo decapitó (muy romántico, sí…).

Mientras San Valentín esperaba la muerte, se enamoró de la hija del juez, una mujer ciega. Por medio de oraciones le pidió a Dios que su enamorada tuviera la posibilidad de ver, y cuando él era trasladado a la plaza pública para ser ejecutado le dio un papel a ella que decía «Tu Valentín». Ella, confusa, lo abrió y por primera vez pudo ver y leyó esas palabras de amor.

A partir de esta leyenda, la iglesia utilizó esta fecha para eliminar las celebraciones lupercales de la fertilidad (festividades asociadas a elementos sexuales y orgiásticos) y las cambió por una versión más soft que celebra el amor romántico.

En la actualidad, muchas personas celebran San Valentín sin ser necesariamente católicos, porque se la ve como la celebración del amor y porque en la cultura popular se instaló como una festividad cada vez menos asociada a sus orígenes religiosos.

¿Puedo celebrar San Valentín?

¡Por supuesto! Es bueno conocer la historia para saber de dónde viene esta celebración y por qué se ha impuesto alrededor del mundo, pero la realidad es que cada uno es libre de hacer lo que considere mejor.

Lo único que tengo para decirte es que recuerdes que el día del amor (y de la amistad) debería ser a diario: las parejas se construyen en el día a día, independientemente de la forma en que hayan decidido relacionarse. San Valentín solo es un día más, como puede ser la fecha de noviazgo o matrimonio, un cumpleaños…

Si no sos feliz al lado de alguien, si no te respeta, si te violenta de algún modo (físico, sexual, psicológico), más que recomendarte San Valentín como una oportunidad de volver a creer en esa persona, te animo a que lo veas como una oportunidad de volver a creer en el amor, pero en el amor en vos misma.

Así que ya sabés: festejá San Valentín, hacelo a tu manera, con algo que disfruten (¡no todas queremos bombones y rosas rojas!) y siempre y cuando sientas que hay motivos para festejar. Si no, tal vez tendrías que replantearte por qué el amor romántico te está influyendo tanto.

Leé más sobre el amor romántico y cómo deconstuirlo

Rusa Amo las papas fritas. Machista en reconstrucción hacia un feminismo que nos libere. Una vieja de alma en un cuerpo relativamente joven. Escribo, corrijo, edito, leo, duermo

Ilustración: Nat

Cómo cuidar tu pelo este verano (en 5 simples pasos)

Se viene el verano e internet se llena de tips para cuidarte. Que dietas, que ropas, que protector solar… Mi intención no es sumar una lista de cosas que tenés que hacer, sino tirarte algunos consejos por si querés evitar que tu pelo se seque y se debilite. Empecemos ☀️

El verano y les gordes

Hace un tiempo, en Harta reflexionamos con una nota publicada en plena pandemia sobre el boom de “chistes” sobre el vínculo de la comida con el encierro, la ansiedad y la incertidumbre. Luego retomamos el tema con un artículo sobre el culto a la delgadez. Llegó el verano y me parece importante volver a este tema que nos atraviesa, desde la vivencia personal o cercana. Porque el momento de lucha contra la gordofobia es posible y necesario.

3 razones para decirle no a la pirotecnia sonora

Seguramente ya estés acostumbrada a recibir la Navidad y el Año Nuevo en medio del estruendo y las luces de la pirotecnia que llenan la ciudad a las 00:00. Pero esta tradición, que a muchos les parece divertida, para otras personas y para los animales domésticos significa una verdadera tortura. Hoy te traemos tres razones para decirle que no y algunos datos acerca de las decisiones que se están tomando en nuestro país para regular su uso.

The Breakfast Club: un clásico para hacernos reflexionar

The Virgin Suicides, en español Las vírgenes suicidas (1999), es el primer largometraje que dirigió Sofía Coppola y está basada en una novela del mismo título, escrita por Jeffrey Eugenides.

5 consejos para pasar las fiestas en tiempos de COVID

Llegan las fiestas en medio de un contexto de pandemia, y después de un año extraño y difícil. Con todo esto que pasa, es natural que se generen situaciones complicadas de enfrentar.

Harriet Tubman: la libertadora de esclavos

Seguimos contándote historias de mujeres que marcaron hitos en todo el mundo. Esta vez vamos a remontarnos a Estados Unidos para mirar la curiosa, valiente e increíble vida de Harriet Tubman, una abolicionista de la esclavitud y luchadora por el sufragio universal.

¿El método «Curly Girl» para pelo lacio? ¡Sí!

Ya habrás leído en notas anteriores todo lo que tiene que ver con el cuidado del pelo con rulos, pero capaz que te pasó lo mismo que a mí: te interesó la parte de dejar que tu pelo esté sano, pero no entendés cómo pega el famoso «Curly Girl Method» con tus mechas lacias. Hoy te cuento qué hago y cómo me sirvió a mí.

The Virgin Suicides: la crítica detrás del misterio

The Virgin Suicides, en español Las vírgenes suicidas (1999), es el primer largometraje que dirigió Sofía Coppola y está basada en una novela del mismo título, escrita por Jeffrey Eugenides.

Violentadas en cuarentena: porque la violencia de género sigue aún en pandemia

A raíz de la pandemia de COVID-19, en gran parte de los países del mundo se vivieron y viven aún hoy situaciones de cuarentena, confinamiento o distancia social. Muchas veces hablamos de que el 2020 fue un año de frenar, en el que nuestra vida se paralizó. Sin embargo, la violencia de género siguió caminando.

Share This