fbpx
Días de liceo

Días de liceo

[Opinión]
¿Te molesta alguna compañera que habla mucho en clase? ¿Que parece que se las sabe todas? Muchas veces en el liceo te podés encontrar con una compañera que habla siempre, que discute con otres compañeres y profesores, que parece que tiene las respuestas a todo. Y, mirando desde afuera, sin conocerla demasiado, pensás: ¿por qué no se callará un poco? ¿Qué le pasa? ¿Se quiere hacer notar?

La molestia crece, se transforma en rabia, y cuando te querés dar cuenta estás criticándola con tus amigues, riéndote y hasta escribiendo feminazi en las paredes, como viste que ponen en las redes.

“Lo que pasa es que somos distintas”

Es cierto: ella no es como vos. Pero vos ¿sos igual al resto de las mujeres? ¡No! Por suerte no. Es importante ser diferente, auténtica, no tener miedo a pensar, decir y hacer cosas que sientas que son adecuadas para vos. Así, probablemente, piense tu compañera. Esa, la que habla mucho.

Capaz que habla porque quiere compartir con todes lo que conoce, lo que piensa… ¿no te sentís a veces con ganas de decirle al mundo lo que pensás?

Capaz que se siente juzgada, o se siente incómoda con algunas cosas que pasan y por eso habla de forma pasional. ¿A vos no te pasa que muchas veces no sabes cómo hacer para decir todo lo que tenés atragantado, lo que te molesta? ¿No querés gritar todo lo que te parece injusto de lo que estás viviendo?

Capaz que simplemente le gusta hablar, le gusta intercambiar ideas. ¿A vos no te gustaría también sentarte con ella y decirle todo lo que estás pensando? ¿Todo lo que no te termina de cerrar?

Pero… ¿somos tan diferentes?

Por suerte vivimos en un mundo en donde todas somos diferentes, pero en nuestro interior, todas, todas somos iguales. Amamos, reímos, lloramos, hablamos y discutimos. Solo que no a todas nos sale igual, no a todas nos gusta demostrarlo o muchas veces no sabemos cómo. Muchas veces pensamos, porque nos han enseñado así, que es mejor callar.

Si te ponés a pensar, seguramente hay muchas más cosas que las unen que las que las separan. Te invito a que lo pienses, a que puedas acercarte a ella y escucharla, discutirle, aprender juntas. Pero no por lo bajo: de frente, sin miedo, con ganas de intercambiar.

Esa es la única manera de vivir a pleno, de sacarle jugo a la vida. Hacelo sin juzgar, porque ¿cuántas veces te sentiste mal porque alguien habló mal de vos? ¿Porque alguien, sin conocerte, se rio y te juzgó?

Juntas somos poderosas

¿Y si nos miramos con otros ojos? ¿Si solo por un día miro diferente a esa compañera, la escucho, saco lo que me guste e interese de lo que ella dice y le planteo lo que no me gusta?

Nadie te pide que te hagas su mejor amiga, sino que no la juzgues, que la aceptes, así como te gustaría que te aceptaran a vos. Recordá todas las veces en las que te sentiste mal por hacer algo que los demás dicen que las mujeres no debemos hacer, o todas las veces en que te sentiste incómoda por el solo hecho de ser mujer, porque te pusieron en un lugar que no es el que elegirías.

Vivimos en un mundo que sigue siendo machista y las únicas que podemos cambiarlo somos nosotras, juntas. ¿Cómo? En el encuentro con aquellas que siempre van a estar contigo, que te van a entender y a respetar, con las mujeres, aquellas que entienden que la lucha no es contra otra mujer, como la historia y las redes sociales se ha encargado de hacernos creer.

La lucha primero es con una misma, para poder ver el mundo con otros ojos, con los ojos del amor hacia esas personas que pueden entenderte al 100%: las mujeres.

Y después, al darnos cuenta de que entre nosotras no somos competencia, sino que somos aliadas, la lucha se irá dando sola, contra quienes nos quieren hacer creer que calladas y quietas somos más bonitas.

Hermana, amiga, compañera: juntas (en nuestros desacuerdos y acuerdos) somos más. No te sientas intimidada ante otra mujer. Acercate, hablá, preguntá, discutí, pero siempre desde el amor y el respeto, de frente. Que así es la única manera de serte fiel, auténtica, única, como soñás vos, como soñamos todas.

Naty

Fan de la química y Harry Potter. Amo cantar, reír, el olor a tierra mojada y las tortas fritas.

Ilustradora: Ini

¿Qué es el impuesto rosa?

No es noticia que el patriarcado está en todos lados, incluso en cosas a las que estamos tan acostumbradas que ni siquiera lo notamos. Hoy vamos a...

Ofelia Fernández: “Soy el resultado de un proceso”

La semana pasada estuvo Ofelia Fernández en Montevideo. ¿Quién es Ofelia? Depende de a quién le preguntes. Se la ha definido como la “voz...

B es por bisexuales

En el Mes de la Diversidad, charlamos con personas LGBTEsta nota es parte de una serie sobre la comunidad LGBT que saldrá cada martes de setiembre,...

Ortorexia y chicas fit

Ya todas sabemos que comer variado y hacer ejercicio físico es la clave para estar sanas. Pero ¿qué pasa si esto se convierte en una obsesión que...

Elecciones que sí y elecciones que no

Este año no es un año como cualquier otro. Es un año de elecciones. Y no solo eso: además de elegir a un nuevo presidente y parlamento, se va a...

Ni “cool” ni “tierno”: romantización y comercialización de los trastornos mentales

Los trastornos mentales son un problema serio y no deben banalizarse. Romantizarlos en relatos de ficción o usarlos como una moda para comercializar...

G es por gays

En el Mes de la Diversidad, charlamos con personas LGBTEsta nota es parte de una serie sobre la comunidad LGBT que saldrá cada martes de setiembre,...

Mujeres en la música

 Estás mirando la grilla de un festival y pensás: "acá ¿no tocan mujeres?”. Seguramente es algo que te has preguntado en varias oportunidades. No...

L es por lesbianas

En el Mes de la Diversidad, charlamos con personas LGBTEsta nota es parte de una serie sobre la comunidad LGBT que saldrá cada martes de setiembre,...
Share This