fbpx
Depilarse o no depilarse: esa es la cuestión

Depilarse o no depilarse: esa es la cuestión

¿No te pasa que ves por todos lados chicas sin un solo pelo en todo el cuerpo y pensás: «esta no soy yo»?

La sociedad tiene tan naturalizada la idea de que las mujeres no tienen pelos que hasta empezamos a creer que si somos peludas es porque tenemos algún problema. ¡Si hasta las publicidades de depilación te muestran chicas «depilándose» piernas que no tienen pelos!

En el mundo real, salvo excepciones, todas tenemos pelos. Algunas más cantidad, algunas menos. Pero nos pasamos viendo cosas que nos hacen pensar que esos pelos están mal, que tenemos que eliminarlos a toda costa para ser «más femeninas».

¿De dónde surge la idea de que la mujer bella no tiene vellos?

La influencia directa de esta obsesión por la ausencia de pelos la tiene nada más y nada menos que la marca Gillette. Así como lo leés: el estándar de la mujer sin vello se impuso ¡porque una empresa decidió ampliar su venta de hojas de afeitar al mercado femenino!

Lo primero que tenés que saber es que está perfecto tener pelos, es normal y natural, no es menos femenino. Todas los tenemos. Y otra cosa es decidir qué hacer con ellos: ¿me los dejo?, ¿me los depilo?, ¿me los tiño? Como en todo, lo importante es hacer lo que sientas que es mejor para vos y lo que te quede más cómodo, tanto si decidís depilarte como si no.

Entiendo que el pelo te resulte feo en determinadas zonas, creciste y viviste muchos años bombardeada con esa idea, la tenés naturalizada. Pero, como todas las convenciones, se puede deconstruir para dar paso a una nueva idea o visión.

Si querés dejar de depilarte o hacerlo con menos frecuencia, podés empezar en invierno, momento en que usualmente la piel está más cubierta. Fijate cómo te vas sintiendo, qué te parece, acariciá tu piel, fijate qué es tener pelos más allá de la vista.

Dejar de depilarse es un proceso, exige tolerancia y respeto. Seguro hay días en que no aguantás más y te depilás, ¡perfecto! No te fuerces a naturalizar algo de una, puede que lleve tiempo, puede que haya momentos en que no querés tener pelos, puede que decidas seguir depilándote. Lo importante es que la decisión sea tuya.

Y si quiero depilarme: ¿qué método elijo?

Si resolvés depilarte, tené en cuenta que hay distintos métodos, cada uno con sus ventajas y desventajas.

Algunos métodos de depilación, como la cera o la glucosa, son más duraderos (de repente tirás un mes sin tener que volver a depilarte), pero ¡también suelen ser dolorosos! Y si sos alérgica o tenés piel sensible, tené cuidado. Probá primero con una parte pequeña de tu piel y en una zona en la que, si tenés alguna reacción, no te jorobe demasiado mientras se cura. Si todo va bien, podés proceder a depilarte.

También existen maquinitas eléctricas que arrancan los pelos de raíz. Hay quienes las aman y quienes las odian. Si conocés a alguien que tenga una, pedila prestada para probar antes de invertir en esa compra, a ver si es para vos.

Métodos como la máquina de afeitar son más rápidos e indoloros (¡salvo que te cortes!), al igual que la crema depilatoria, pero no durás más de un día o dos sin tener que repetirlos.

Hay también opciones de depilación definitiva, que se hacen con láser. También puede ser un método doloroso y es bastante caro. Y aunque se presenta como la forma más efectiva, hay personas a las que les ha resultado espectacular y otras que tienen que volver a recurrir a otros métodos poco tiempo después.

En definitiva, vos decidís si te querés depilar o no, y si no querés, ¡está perfecto! Los pelos son naturales y todas los tenemos. Si elegís hacerlo, lo más recomendable es que evalúes las distintas opciones para elegir la que mejor se adapte a vos.

Cin Bichito luchando contra el mundo since 1984. Tengo tantas cosas que quiero leer, escribir, aprender y probar, tanta música para escuchar, tantos lugares para conocer y tantos gatitos para acariciar que no me va a dar la vida, pero moriré intentando.

Ilustración: Clara

Violencia en el noviazgo… ¿entre nosotras?

Estamos en setiembre, el mes de los colores, el glitter y el orgullo. Pero en el marco del Mes de la Diversidad, en Harta queremos poner sobre la mesa un tema del que se habla poco: la violencia en las relaciones LGBT, especialmente entre mujeres.

De túnicas y moñas

Seguramente de niñas hayamos tenido un montón de símbolos patriarcales [https://harta.uy/que-es-el-patriarcado/] en nuestro entorno. Pero en el plano escolar, ¿hay un símbolo más opresor que las túnicas con botones en la espalda, que nos quitaban toda autonomía cuando teníamos clases de gimnasia o cuando llegábamos a casa?

Ser nómade en 2020: ¿se puede vivir viajando?

Seguramente la palabra nomadismo se te cruzó en alguna clase de la escuela o el liceo, asociada a ciertas tribus, como los charrúas, o a etapas tempranas de la civilización humana. Pero lo cierto es que las personas nómades nunca dejaron de existir.

¿El feminismo tiene color?

Llega cada vez más temprano a nosotras el feminismo, pero ¿es para todas? Hay muchos feminismos y se dice que es porque somos muchas y muy diferentes las mujeres que habitamos el planeta… ¿debería haber uno solo?

Belleza Química resuelve tus preguntas de cuidado de la piel

¡Hola! Soy Lucía, de Belleza Química, y hoy estoy para resolver algunas dudas que surgieron en el Instagram de Harta sobre el cuidado de la piel.

¿Qué onda con las toallitas de tela?

En estos últimos tiempos se ha puesto muy de moda el uso de toallitas menstruales de tela como alternativa ecológica de las desechables. Al ser de tela, se pueden lavar y reutilizar durante tres años o más (sí, leíste bien, ¡tres años!), lo que nos permite ahorrar dinero, proteger el medio ambiente y también evitar el uso de productos con muchos químicos.

¿Qué es la interseccionalidad?

Seguramente más de una vez hayas escuchado la palabra interseccionalidad asociada al feminismo, pero ¿de qué se trata? En este artículo encontrarás la historia del concepto y cómo nos ayuda a pensarnos como feministas.

Selpink: la colaboración musical que no sabías que necesitabas

El k-pop ya es una sensación internacional, ¡y acá en Uruguay nos tiene encantadas! Por eso, cuando BlackPink anunció un nuevo sencillo llamado «Ice Cream» (helado, en español) gritamos de emoción.

¿Qué es la revictimización y cómo podemos evitarla?

Muchas veces se habla de que es importante denunciar en la Justicia los casos de acoso, abuso y violencia que vivimos las mujeres, pero obviamos algo muy importante: la revictimización.

Share This