fbpx
Celiaquía, mis amigas y yo

Mis amigas, la celiaquía y yo

24 Dic 2018 | Cuidate, Redactora: Naty

—Chicas, armé este grupo para poder organizar la comida de fin de año. Estamos todas, así que no hay excusas. El lugar ya está, ahora veamos el tema de la comida. ¿Qué hacemos: pizzas, hamburguesas?
—Pará, ojo: Luli es celíaca.

Luli, “la extraterreste”

Ya sea que te lo hayan diagnosticado de chica o que haga poco que lo sabés, muchas veces te habrás preguntado: ¿por qué a mí?

Cuando estás en casa es más fácil: podés buscar recetas, ver cómo preparar esas pizzas los sábados de noche o unas ricas tortafritas cuando llueve. Porque aprendiste que ser celíaca no es el fin del mundo. Lleva trabajo, mucho ensayo y error, pero al final siempre encontrás qué podés comer (y, sobre todo, la forma de que sea riquísimo).

Muchas veces lleva tiempo adaptarse a leer las etiquetas, a recordar las marcas aptas para consumir. Pero en algún momento pasa a ser parte de tu vida y lo hacés casi sin darte cuenta.

Pero cuando te juntás con tus amigas, todo es más complicado. La comida es la vedette de cualquier reunión… y, muchas veces, hasta la excusa para juntarse. Y cuando vas vos, todo gira en torno a qué puede y qué no puede comer Luli.

“Pero… ¿no podés comer nada?”

Esa y otras preguntas son las que escuchás y respondés miles de veces. Y capaz que en más de una oportunidad pensaste en dejar la dieta y comer todo sin medirte. Pero después vienen los malestares y la culpa. ¿Por qué es tan complicado?

Al mirar la vida de forma diferente, la comida ya no es el centro: juntarse, reír, hablar y bailar son los verdaderos motivos. Entonces, la comida pasa a ser secundaria y hasta prescindible: ese es el punto en donde todas en el grupo de amigas se van a sentir cómodas.

Hoy te presentamos: Las amigas de Luli

Ahora les hablo a ustedes, a las amigas de Luli. Son las amigas que cualquier chica quisiera tener. Cada vez que se juntan, piensan en todo, especialmente en qué puede y qué no puede comer Luli. Para estar con ella y entenderla bien, sus días felices y esos otros en los que está enojada con la vida, seguramente tuvieron que buscar un poquito qué es eso de ser celíaca.

Ser celíaca es tener una intolerancia total y permanente al gluten, una proteína que está presente en cuatro cereales: trigo, avena, cebada y centeno (grupo también llamado TACC).

En las personas celíacas, el gluten ataca la estructura normal del intestino e impide que los alimentos puedan pasar a la sangre. Por lo tanto, aunque esa persona coma todo lo que necesite, los alimentos no son aprovechados correctamente. Básicamente, la celiaquía implica que si una persona con esta intolerancia consume un alimento con gluten, va a sufrir de una mala absorción intestinal.

Los síntomas son numerosos y pueden variar de una persona a otra: pérdida de peso, retraso del crecimiento, alteración del carácter, distensión abdominal, deposiciones (o sea, caca) blandas, en cantidad y con muy mal olor, anemia ferropénica, pérdida del apetito.

Se puede decir que la “cura” de la celiaquía es el régimen estricto, sin TACC, y de por vida.

¿Qué podemos hacer como amigas?

El mejor consejo que te damos en Harta es vivir el DIA con Luli:

  • D de dialogar: Hablar mucho con tu amiga; puede sentirse triste, con ganas de abandonar todo, y vos podés ser un pilar fundamental para que ponga en palabras todos los sentimientos que tiene y que le traen tanta preocupación.
  • I de informarse: Conocer un poco más de la enfermedad, saber qué alimentos puede y no puede comer. Así, cuando surja una reunión, podés estar preparada y sorprenderla con algo rico para ella. A todas nos gustan los mimos.
  • A de ayudarla: Cocinar juntas y aprender nuevas recetas, acompañarla a buscar nuevos lugares para salir a comer. Pero, por sobre todas las cosas, recordar que lo importante es estar, compartir, y el verdadero motivo de reunirse es celebrar que están juntas. ¡La comida es lo de menos!

Podés visitar estas páginas y grupos de Facebook para ayudarte en este camino:

Ilustración: Ceci

Harta lectura: no creas todo

Quería contarte sobre las novelas de la autora argentina Mariela Peña por varios motivos. El primero, porque son muy divertidas, rápidas y...

Pack o nudes: ¿qué hago si me piden eso?

Estás en una conversación intensa por chat, la temperatura empieza a subir y una cosa lleva a la otra hasta que recibís o te piden tu pack o una...

Hoy te presentamos: Colectiva Violeta

Desde hace poco más de un año, la ciudad de La Paz (Canelones) tiene otro color. Las calles y las plazas se han empezado a mover. Se escuchan voces,...

Restringir a las mujeres: ¡un clásico!

Este domingo 23 de junio hay clásico, pero las entradas no están a la venta. Ingresan solo 200 espectadores por cuadro además de quienes tengan...

¿Para qué tenemos glúteos?

¿Alguna vez te lo preguntaste? La respuesta no tiene nada que ver con la estética, aunque sea de lo único que se habla, sobre todo cuando se trata...

¿No sabías? ¡Las vulvas son diversas!

¿Cuántas veces has oído hablar de los genitales externos masculinos? Ya sea en reuniones, centros educativos... ¡hasta están dibujados en las mesas!...

Harta lectura: más que palabras

No me sorprendería que en algún momento de tu vida te hayan dicho que los cómics no son literatura. Que son menos válidos, que son pavadas y que, a...

Relaciones tóxicas: aprender a sanar

[Opinión]Todas conocemos alguien que ha vivido una relación tóxica, ya sea un familiar cercano, una amiga o incluso nosotras mismas. Mucho se dice y...

Mi primera vez

[Opinión]Me acuerdo que estaba renerviosa. Había visto cómo se hacía en una novela argentina que daban en la tele. Sabía que era cosa de grandes,...
Share This