fbpx
Never Have I Ever

Roseé

Cinco razones para mirar la serie “Yo nunca”

[Opinión]

22 Jun 2020 | Harte, Prohibido Aburrirse

La serie Yo nunca (Never Have I Ever) que Netflix estrenó este año retrata la complicada vida de Devi Vishwakumar, una adolescente hindú-americana, los problemas de sus amigos y las experiencias típicas de esa etapa de la vida. En esta nota te cuento seis razones por las que vale la pena mirarla.

¡Atenti! Si no la viste aún, la nota contiene spoilers.

Yo nunca se estrenó el 27 de abril de 2020 y es protagonizada por la actriz tamil-canadiense Maitreyi Ramakrishnan. La vida de la adolescente que vemos en la serie se basa un poco en la de su creadora y coproductora, Mindy Kaling, quien para dar forma a Devi recordó sus experiencias en la etapa del secundario, una época tan sensible e intensa para cualquier persona.

1. Una serie que representa la diversidad sin caricaturas

Yo nunca es una serie que muestra diversas etnias, representadas de manera positiva, visibilizándolas y cuestionando la mirada que suele hacerse sobre ellas en la ficción. También incluye historias de diversidad sexual, con igual respeto y profundidad. La razón que puede explicar por qué los diálogos están ajustados a la realidad y los personajes no son caricaturas de su etnia o sexualidad, sino que se sienten reales, es que en el equipo de producción y escritores de esta serie hay también diversidad étnica y sexual.

2. Una narración fuera de lo común

La serie está narrada por el extenista Jon McEnroe. Sí, la voz interior de una joven hindú-americana es un hombre blanco de mediana edad. Esto tiene sentido una vez avanzada la serie, ya que él era el tenista preferido de su padre y, cuando este muere, es uno de los recuerdos más fuertes que tiene Devi.

3. La amistad entre mujeres, sin competencias

Algo especial es que la serie muestra una amistad femenina fuerte entre Devi, Fabiola y Eleanor. Si bien tienen peleas, como las que se pueden tener en cualquier relación, nunca se las ve compitiendo por un muchacho o por cualquier otra cosa: su amistad supera todo eso.

4. El difícil vínculo con las familias

El hilo conductor de esta primera temporada son las diferencias y conflictos entre los jóvenes y sus padres. Devi y su madre no logran llevarse bien, ya que si bien la joven intenta seguir las costumbres de su religión y familia, nació en Estados Unidos y no en India. Su comportamiento es el habitual en una adolescente según los estándares a los que nos tiene acostumbradas este tipo de series, que se clasifican como “coming of age” porque retratan el paso a la adultez. Cuanto más se rebela Devi, mayor es su distanciamiento con su madre y la disciplina en la que ella fue criada en India.

En cuanto a los demás personajes, aparece como tema recurrente el de los padres ausentes y cómo los adolescentes enfrentan esta situación. También se aborda la cuestión de la orientación sexual y lo difícil que es para los hijos compartir esta parte de sus vidas con sus familias.

5. El deseo sexual sin tabúes

Algo que llama la atención en esta serie es la manera en que la protagonista habla de sus deseos sexuales, expresándolos abiertamente no solo a sus amigas sino a adultos como su psiquiatra. Devi es muy segura de sí misma y toma la iniciativa al vincularse con los chicos, algo que jamás hubiera hecho yo a esa edad, ya sea por vergüenza, porque no tuve ejemplos de actitudes como las de ella en las series que miraba o porque nos enseñaban que el sexo era eso en lo que solo pensaban los hombres las 24 horas del día.

En definitiva, Yo nunca plantea problemáticas típicas de la adolescencia desde una mirada realista y diferente a otras series de televisión de este tipo, lo que hace que se destaque. ¿Ya la viste? ¡Contame qué te pareció!

Redactora: Sofía Formoso

Fotografía: Never Have I Ever – Instagram oficial

Este artículo fue escrito por una colaboradora externa al equipo de Harta. ¡Sumate vos también! Acá podés encontrar un formulario para ponerte en contacto con nosotras.

En este artículo:

hartas recomendaciones
Share This