fbpx
Soph

Lo personal es político

“Lo personal es político”: ese característico grito feminista que siempre resonó en mí, que tantas malas miradas me ha traído. Esa convicción que le da lugar a mi padre para pensar que odio a los hombres, vaya uno a saber por qué. Esa afirmación que me convirtió en la feminista que soy ahora, que me trajo a este movimiento.

Nuestra vida bajo la lupa

Es un grito tan propio que surgía al pensar en qué efectos tenía el machismo en mi vida —y eso que todavía ni sabía lo que era el machismo— cuando algunas personas me hacían planteos de este tipo: «Ay, ¿pensás estudiar Negocios Internacionales? ¡Vas a tener que viajar siempre! Y mirá si te enamorás y tu esposo vive acá… mirá que después cuando tengas hijos vas a tener que cuidarlos, no te vas a poder ir siempre». Y yo pensaba que mi esposo bien podía irse conmigo y cuidar él a los hijos. Que si era tanto problema, entonces no quería hijos. Que eso no se lo dirían nunca a un hombre. Que había algo mal con esa preocupación de todo el mundo sobre mi vida privada.

Y es esa preocupación sobre la vida privada de las mujeres la que ha llevado a que, entre otras cosas, solo el 10 % de los altos cargos en las 50 principales empresas uruguayas sean ocupados por mujeres.

¿Política? No, gracias

Ahora todos dicen que “a los jóvenes no les interesa la política”. Puede ser que vos, que estás leyendo esto ahora, sientas que es verdad, que no te interesa la política. Pero vengo a decirte que la política te afecta, y por eso debería importarte. Porque política es más que partidos y elecciones, política es cómo se organiza la sociedad, y la sociedad la hacemos nosotros, pero también nos hace ella.

¿Por qué “lo personal es político”?

Lo personal es político porque nos están matando, porque se creen dueños de nuestras vidas, porque no importa qué nos pueda pasar, siempre nos subestiman y nos tiran para el costado. Porque hay cosas que nos pasan solo a las mujeres, y porque no tenemos una voz política para hacer algo al respecto. Entonces gritamos, para que nos oigan.

Lo personal es político porque se mete con tus derechos, porque te afecta. A mí, a vos y a todas. Y todas tenemos que cambiarlo.

Sofía

18 años y con la meta de cambiar el mundo. Mis días se resumen en cocinar, estudiar y tomar mate. Escritora aficionada y pseudo editora (en entrenamiento). Copada con escribir sobre género, sexualidad y todo aquello que me tenga harta.

Ilustradora: Soph

Harta lectura: no creas todo

Quería contarte sobre las novelas de la autora argentina Mariela Peña por varios motivos. El primero, porque son muy divertidas, rápidas y...

Pack o nudes: ¿qué hago si me piden eso?

Estás en una conversación intensa por chat, la temperatura empieza a subir y una cosa lleva a la otra hasta que recibís o te piden tu pack o una...

Hoy te presentamos: Colectiva Violeta

Desde hace poco más de un año, la ciudad de La Paz (Canelones) tiene otro color. Las calles y las plazas se han empezado a mover. Se escuchan voces,...

Restringir a las mujeres: ¡un clásico!

Este domingo 23 de junio hay clásico, pero las entradas no están a la venta. Ingresan solo 200 espectadores por cuadro además de quienes tengan...

¿Para qué tenemos glúteos?

¿Alguna vez te lo preguntaste? La respuesta no tiene nada que ver con la estética, aunque sea de lo único que se habla, sobre todo cuando se trata...

¿No sabías? ¡Las vulvas son diversas!

¿Cuántas veces has oído hablar de los genitales externos masculinos? Ya sea en reuniones, centros educativos... ¡hasta están dibujados en las mesas!...

Harta lectura: más que palabras

No me sorprendería que en algún momento de tu vida te hayan dicho que los cómics no son literatura. Que son menos válidos, que son pavadas y que, a...

Relaciones tóxicas: aprender a sanar

[Opinión]Todas conocemos alguien que ha vivido una relación tóxica, ya sea un familiar cercano, una amiga o incluso nosotras mismas. Mucho se dice y...

Mi primera vez

[Opinión]Me acuerdo que estaba renerviosa. Había visto cómo se hacía en una novela argentina que daban en la tele. Sabía que era cosa de grandes,...
Share This